25 de noviembre de 2009

Abrazar a los políticos

Lugar: Cafetería de la Facultad donde trabajo.

Hora: sobre las dos de la tarde.

Motivo: me estoy tomando una cerveza en el límite de mi turno, ¿pasa algo Jefa de RR.HH.?

Miro en derredor y veo a unos trabajadores tomándose algo antes de que Ángel (el de cafetería) les llame para decirles que su comida está hecha. En otra mesa hay un tipo gordo que no tiene cuello y está leyedo "La Gaceta".


No recuerdo la noticia que aparecía en la tele, pero sí me quedé con lo que dijo uno de los obreros: "A Rajoy no le votaría... es alguien a quien... no sé... no es alguien a quien quisiera dar un abrazo". Un momento antes había dicho que él votaría a la derecha porque la economía va mal y necesitamos que los empresarios tengan el poder, para crear puestos de trabajo. Pero Rajoy no le gusta.

¿No conoce el trabajador sus intereses o plantear eso es mirarlo por encima del hombro? ¿Es posible que Rajoy crea que poniéndose un casco puede conquistar a la clase trabajadora?

¿Podríamos hacer una serie de ficción sobre política y ofrecer identidades muy diversas entre las que los ciudadanos pudieran encontrar alguna que quisieran abrazar?

0 comentarios:

Publicar un comentario