17 de diciembre de 2009

Extraña

Nadie mejor que Albéniz para describir lo que se esconde detrás de la nueva cara de Belén Esteban:

"En el mercado de emociones que es la televisión, los cambios que se han producido en su cara, un catálogo de malas prácticas quirúrgicas, alientan ilusiones, impulsan esperanzas, despiertan deseos y provocan una irresistible atracción comercial. Esta mujer, que ayer era deshecho de casquería, hoy es, gracias al bisturí, portada del Lecturas. Usted puede mirarse en ese espejo
".

Lo siento, pero me da mucha pena (y sentir lástima es una auténtica mierda). ¿Qué hacer con las fotos de antes? ¿Cómo reconocerse en la memoria que guarda en sus álbumes fotográficos? ¿Quién será aquella, la otra, la que tuvo una cría con el torero y fue musa y motivo del Defensor del Menor?.

Otros, tal vez, le sugirieron (impusieron) ser otra. Ella no me da pena. Me joden los otros.

0 comentarios:

Publicar un comentario