18 de diciembre de 2009

Glengarry Glen Ross

Él ha ido allí en misión de caridad y les ha puesto las cosas claras.

Les ha ofrecido una lección de moral: quién es bueno y quién malo.

Es sólo un enviado pero parecería que se ha enviado a él mismo, por la mala hostia que calza.




Exactamente esto es lo que dice Blake, el enviado, en la cita más famosa de esta película:

Blake: We're adding a little something to this month's sales contest. As you all know, first prize is a Cadillac Eldorado. Anybody want to see second prize?
[Holds up prize]
Blake: Second prize is a set of steak knives. Third prize is you're fired.

(Blake: Hemos añadido algo al juego de ventas de este mes. Como todos saben, el primer premio es un Cadillac Eldorado. ¿Alguien quiere ver el segundo premio?
[Enseña el premio]
Blake: El segundo premio es un juego de cuchillos. El tercer premio es el despido).

Esta es la ética de la sociedad neoliberal tal y como la conocemos. O Cadillac o despido... aunque para la mayoría hay juego de cuchillos. Todo esto me recuerda al mercado laboral en España: 1/3 de los trabajadores en precario, rezando para no despeñarse.

En momentos de ceguera, personalmente, sólo vislumbro el juego de cuchillos, porque pienso que el cadillac está dado... como de costumbre.

En momentos de lucidez, SÉ que el cadillac está dado, pero yo hago "como si" aún no hubiera sido entregado y cupiese una oportunidad... aunque sepa que el juego de cuchillos es lo que me tocará.

Quizás prefiero ser despedido a luchar por el juego de cuchillos.

En momentos de serenidad, deseo no involucrarme... porque aunque yo gane el cadillac, sé que alguien será despedido. Por lo que la única opción es apostar por cambiar las reglas.

0 comentarios:

Publicar un comentario