8 de diciembre de 2009

La larga noche de los bancos en el bingo

Caso número uno: el ludópata del barrio.

Si un tipo corriente, que puedes ser tú, querido lector, o alguien de tu familia, se dedica a jugar de manera compulsiva y se gasta los dineros suyos y los de los demás en máquinas tragaperras y bingo... si ocurre esto, pues llega la sociedad y le aplica el DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) en primer lugar y se le pone una pegatina en la cabeza que dice "Ludópata". También se le pone una campanilla tipo leproso para que la gente que está cerca suya lo sepa. Si el tipo reincide se lo inserta en un programa de modificación de conducta tipo "Clockwork Orange", para que deje sus viciosas costumbres y se haga un hombre de bien, ostia, que no pareces ni español.



Caso número dos: el Banco de Santander (por poner el que más juega).

Unos tipos llamados "Bancos o entidades de crédito" se dedican a jugar en un casino capitalista con el dinero de varios millones de personas durante más de una década. Inflan los intereses de las hipotecas y conceden préstamos a constructores para pisos que van a quedar vacíos. Juegan a la ruleta con las casitas y los hoteles del Monopoly, pasando por la salida, sin ir a la cárcel y cobrando sumas millonarias sus ejecutivos.



Cuando salen del casino desplumados tras una larga noche de diez años, deciden subir las comisiones de sus clientes para pagar todo lo que han perdido. Al cruzarse con el ludópata le aconsejan:

-  Tú lo que tienes que hacer es meterte en un programa de rehabilitación y dejar a tu familia tranquila...
- Ya... si tuviera valor me echaría gasolina encima y me quemaría vivo...
- Lo entiendo... no todos tenemos el mismo valor... por cierto, vamos a tener que renegociar tu hipoteca con la crisis... eso sí que lo entenderás, ¿no?

Dato: los bancos han incrementado en el último año  entre un 7% y un 11% las comisiones que cobran a cualquiera de los asalariados que, como yo o como usted, prestamos nuestro dinero para que paguen sus deudas y sigan jugando.

¿NADIE VA A HACER NADA?

0 comentarios:

Publicar un comentario