13 de enero de 2010

Contra él mismo


A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
¡Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble
que es amarse a sí mismo!


Gil de Biedma regresa. Hecho cine. O tal vez farsa. Tendremos que verlo, ¿no?



1 comentarios:

JLV dijo...

Por supuesto, esto no me lo pierdo. El otro día vi al Jordi Mollá en el programa de Calleja, en Cuatro. El tío estaba realmente emocionado con el asunto, alguien diría que iba sobrado. Pero me picó la curiosidad.

Publicar un comentario