11 de enero de 2010

El frío ha venido...


“Llevo viviendo aquí 20 años y nunca vi una nevada como esta”. “Los más mayores del lugar no recordaban un temporal tan duro como el de esta semana”. “Nunca antes estos pueblos habían estado incomunicados por la nieve”…
Quizá sea un poco paranoia, pero cada vez estoy más convencido de que el frío es una sensación aprendida de manera social (y mediática). Que la sobreinformación meteorológica nos mete el miedo en el cuerpo más que el viento helado o la nieve incómoda. Que las empresas gasistas y eléctricas se frotan las manos ante la repetición compulsiva de la información sobre el frío. Y que nosotros respondemos con nuestras calefacciones a toda potencia, resguardándonos de las impertinencias del tiempo.
Siempre ha nevado. En invierno lo que toca es el frío. ¿El sólo hecho de que nieve es motivo para que la meteorología esté presente en el 90% de las portadas de la prensa de toda España?
Y “España Directo”… ¿qué me dicen de “España Directo” y sus intrépidos reporteros enseñándonos como se hielan las fuentes de todo el estado? ...

2 comentarios:

JLV dijo...

No es una paranoia, Magu. El frío, como otras muchas cosas, se aprende. Es un tema apasionante el de las bases sociales de la emoción. La psicología social lleva años estudiando esto. El salvaje de Aveyron, un niño no socializado cuya historia Truffaut representó en la pantalla, no sentía el frío como nosotros, los que estamos enganchados a los medios.

VSB dijo...

La ola de frío = la espiral del silencio, de Noelle-Neumann. Subtítulo original de la obra de la autora alemana: "Nuestra piel social". Por ahí sentimos cada vez más todo, también el frío.

Publicar un comentario