18 de enero de 2010

Estrés colectivo por los últimos temporales en Andalucía

La crisis económica, la gripe A o el temporal de lluvias están creando escenas por toda nuestra geografía de pánico colectivo. Nuestro psicólogo de cabecera nos recuerda que hay dos modos básicos de afrontar el estrés ante sucesos inesperados:

- Uno consiste en cambiar la situación que nos genera estrés.
- El otro se basa en cambiar las emociones respecto a la situación.

Respecto al primer caso, el Gobierno español dio un ejemplo fantástico. Cuando surgió la crisis económica cambió la situación etiquetando el problema como desaceleración económica. Es una táctica noble y no genera gasto de recursos, aparte de abrir un diccionario.

En relación al segundo caso, la opinión pública ha dado muestras más que ejemplares de cómo afrontar un suceso estresante (coping) cambiando las emociones que este nos produce. Una amiga nos ha mandado una foto desde Andalucía. En ella podemos observar a una serie de sujetos reestructurando cognitivamente la emoción que les producen los sucesos aciagos del temporal de lluvias.


Reestructuración cognitiva frente a sucesos estresantes


El obispo Munilla también ha adoptado la estrategia de modificar nuestras emociones cuando ha dicho aquello de que nosotros SÍ que estamos jodidos, por nuestra pobreza espiritual, y no los cabrones suertudos que viven en Haití. ¡Qué cabrones los haitianos! ¡Ya nos gustaría a nosotros estar como ellos! Pero, claro, a nosotros lo único que se nos ocurre es ponernos botas katiuskas y beber hasta olvidar nuestra pobreza espiritual.

0 comentarios:

Publicar un comentario