18 de enero de 2010

Periodismo y dignidad

Conocí a Enric González e iba camino del "exilio". Presentábamos el último libro de Gil Calvo y nos confesó que sólo le quedaba la salida de irse de corresponsal a Palestina. Ya no podía continuar su columna de El País.

Los Cebrianes ni siquera sabían reconocer la legitimación que les brindaba la autocrítica de este señor periodista. A los Cebrianes que han convertido Su País en una tierra baldía de ajustes de cuentas y amarillismo, donde cada vez cunde más el estiércol, a quienes estudian Periodismo creyéndole aún alguien... escuchen y vean a E. González, sobre todo los últimos dos minutos.

3 comentarios:

Edi el pescadero dijo...

Muy bueno esto, claro que sí. Cebrián, que el otro día se quería inmolar como si fuese un campeón de la libertad de expresión, debería enfrentarse con su reverso tenebroso, al que parece ignorar de forma cínica. Pero si así lo hiciera habría dejado hace mucho lo que está haciendo.

M.D. dijo...

Creo que deberíamos animar al Sr. Cebrián y a los señores viejunos de "El País" a inmolarse en plaza pública. Por ejemplo, el día de la Constitución (que es muy de ellos).

VSB dijo...

Aunque nadie es perfecto, y parece que de Oriente Medio no sabe mucho:

http://yass1984.blogspot.com/2011/09/enric-gonzales-o-como-no-hay-que.html

También en Cuarto Poder:
http://www.cuartopoder.es/elfarodeoriente/lamentamos-comunicarles-que-hizbula-no-ha-tomado-el-poder-en-el-libano/876

Publicar un comentario