19 de febrero de 2010

Hacerle un dedito al pueblo

Pues eso, que Aznar no es el primero.

Saben que si nos dan la mano, nos cogemos el... dedo.

El Borbón se le anticipó en una visita a Euskadi, ¿dónde si no? Otro que se sintió Don Pelayo, ¿quién si no?





Le hacen sólo un dedito a quien les paga el salario; como si no mereciésemos un poco más de amor y como si no les fuese en el sueldo presuponerles crímenes.

Como si no nos llevasen a la cama un día sí y otro también.

Mal gusto es lo que les sobra a estos padres de la Patria. Van desbocados.

¡Qué transparente resulta su violencia al justificar la suya llamándonos "violentos"!

¡Qué claro dejan que gobiernan "a dedo"!

¡Qué mala pornopolítica nos ofrecen!

0 comentarios:

Publicar un comentario