14 de marzo de 2010

Antídoto contra la invisibilidad de los bancos

En varios lugares de la red, hay gente trabajando en un antídoto contra la invisibilidad del tema del crédito bancario. Por ejemplo, es loable el trabajo de una página de sátira política llamada "funny or die". En ella han colgado un video en el que intentan hacer visible esta cuestión para el gran público, a través del humor.

Hay una transcripción del video en funny or die, pero os resumo la historia.

Obama tiene una pesadilla en la que sus antecesores (Ford, Carter, Reagan, Bush I, Clinton, Bush II) vuelven como fantasmas shakesperianos para advertirle de que la cuestión de la deuda es muy jodida y de que hay que hacer algo para resolverla, algo como crear la Agencia de Protección Financiera del Consumidor. Obama les replica que son ellos precisamente los que han creado esa situación... ¿cómo se atreven a advertirle ahora sobre eso? Ellos se desentienden del pasado y le dicen que ahora es él quien “la lleva”.

El video está hecho con dinero y estrellas (Ron Howard de director y comedians de Saturday Night Live). Aparte, la sátira tiene el acierto de terminar con lenguaje performativo, es decir, del tipo que invita a la gente a movilizarse a favor de una medida política.

En un estilo más sobrio, en Reino Unido, los partidarios de una Tasa Robin Hood a los bancos ponen sobre la mesa las cifras.



Aquí, en España, no he encontrado ejemplos de popularización semejantes. Quizás deberíamos hacerlos en ProPolis. A falta de ello, Sempere, profesor de economía, desmonta las objeciones tópicas y clásicas que se han realizado sobre esa tasa a los bancos. ¿Otros bancos son posibles? Pues claro, dice él, esas objeciones son excusas.

Katrina Vanden Heuvel habla de todo esto en el Washington Post. Habla, por ejemplo, de tostadoras.

La tostadora, ese gran electrodoméstico. La tostadora se hizo plástico y habitó entre nosotros. La tostadora siempre ha sido algo tangible. Los gobiernos controlan las tostadoras, pero no las hipotecas. Las primeras pueden provocar un cortocircuito doméstico, las segundas pueden acabar con la economía global. Pero los gobiernos ponen más atención a las tostadoras, quién las hace, cómo se hacen, cómo funcionan, qué peligros tiene su mal uso… las hipotecas viven mientras en el limbo.

Y eso, a pesar de que el Pew Research Center, dice que en EEUU el 60% de la gente está a favor de mayor regulación del sector bancario, en un país donde la regulación siempre ha sido vista como la antesala a una República Socialista Soviética.

Es más, ellos lo despolitizan encuadrando el problema como una disputa entre familias y bancos y no entre conservadores y liberales. Una estrategia normal en un país en el que la familia es más tangible que la ideología. Todo el mundo tiene una familia, pero muchos no saben que tienen de lo otro también.

0 comentarios:

Publicar un comentario