23 de abril de 2010

La retaguardia del tiempo. The ghostwriter (el escritor)

En la película de Polanski, “El escritor” (traición a “the ghostwriter”), el poder "democrático" recurre a un “negro” para que escriba las memorias de un ex - primer ministro británico (claramente Tony Blair), una vez que ha dejado su cargo y en mitad de acusaciones de haber cometido crímenes de guerra contra la humanidad (justo como Aznar).

La trama es la de un mercenario converso; alguien que actúa por dinero, alguien cosificado, esclavo, negro, sirviente (como el jardinero, la camarera, la secretaria, la amante, la mujer… ninguno de ellos con derechos a la propiedad intelectual), otro tramoyista más con sueldo a fin de mes.

Si no has visto la peli y no quieres saber el final, no siguas leyendo.

El tramoyista invisible cobra y calla. Pero es el protagonista y como tal tiene que sufrir una transformación, el arco del personaje, un viaje que lo convierte en otro. De ser un negro que presta su voz se convierte en escritor con voz propia, deja de ser cosa, se encarna, va a la fiesta de la presentación del libro, que él ha escrito pero que presentan otros… en esa fiesta, el "negro" toma conciencia del engaño al que ha sido sometido y decide dar el paso para encarnarse, para tomar la voz… pero Polanski es pesimista y antes de que pueda dar el paso y encarnarse, el "negro" es atropellado cuando sale de la fiesta cargando con el documento… la retaguardia del tiempo queda esterilizada con la imagen de las cientos de páginas del documento que se desmembran del único que podía darles sentido.



Polanski siempre será culpable de pederastia… pero se ha necesitado una guerra en Irak y un ex – Primer Ministro que mintió sobre esa guerra, para que los tramoyistas de la historia traigan al primer plano el delito de Polanski… porque algunas historias nunca mueren.

En las pseudo-democracias, el dinero incentiva a los fantasmas a que esterilicen las raíces de la memoria e injerten en ellas una historia nueva.

0 comentarios:

Publicar un comentario