29 de abril de 2010

Último post sobre Memoria Histórica


No os aburro más… por un tiempo, lo juro, me callo con este tema.

En febrero de 2007 el PP, la AVT y la extrema derecha convocaron a 110.000 (Comunidad de Madrid); 78.559 (Delegación del Gobierno). Lema central: “Memoria, Dignidad y Justicia”; entonces patrimonio exclusivo de las víctimas de ETA. El objetivo era presionar al Tribunal Supremo para que negase los "beneficios penitenciarios" que a De Juana Chaos, responsable de 25 asesinatos, le garantizaba la ley.

Tres años después, este sábado pasado, la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo reunió a casi 60.000 personas (100.000 según los convocantes). Rajoy clamó que se presionaba al TS, amenazando la democracia (clerical que pretende oficiar como presidente algún día) y ensuciando la memoria de las víctimas (de su bando, porque del otro no hay, ni nunca importó que las hubiese).

Se han puesto en evidencia porque se ha dado una respuesta justa y necesaria al victimismo equidistante que la (ultra)derecha ha impuesto sobre las víctimas de la guerra civil, la dictadura y la transición.

El movimiento memorialista republicano ha tomado la iniciativa, ya es Contra la Impunidad; apunta al futuro y no al pasado. Ha huido de la trampa reduccionista de centrarse en Garzón. Y al tiempo ha logrado la portavocía de personajes públicos de impacto internacional, desde un premio Cervantes hasta un director oscarizado… Ha radicalizado sus discursos, haciendo pedagogía democrática de la buena, en una sociedad civil amputada, sin apenas líderes consistentes.

Los triunfos son ya muchos, pero van a multiplicarse en la medida, sugiero, que se hagan dos cosas. No es cambiar de rumbo, sino profundizar caminos ya tomados. Es lo de siempre, trabajar lo GLOCAL, lo macro y lo micro, porque ambas cosas se le escurren al poder; sobre todo si es un poder, en el fondo, tan provinciano y al tiempo ensoberbecido como el que aquí impera.

(a) No debiéramos dejarnos encerrar en el mapa institucional español, y si en cambio seguir sacando a otras esferas públicas (la ONU, el Parlamento Europeo y Tribunales de Justicia extranjeros) la agenda y las reclamaciones. Va a ser desde ahí y de rebote, como ya ha ocurrido, donde se abrirán las puertas aquí cerradas. Este país es demasiado cutre, las instituciones demasiado fachas, los intelectuales demasiado mojigatos… nosotros, muchas veces, demasiado cobardes y timoratos.

(b) Socialicemos las campañas, bajémoslas a todos y cada uno de los pueblos y ciudades. Calle a calle convoquemos a las Asociaciones Vecinales, las AMPAS escolares, los gremios profesionales… para que cuestionen en asamblea quien fue ese nombre, esa fecha o aquel evento que les da nombre. Expliquemos qué fue todo aquello, cuestionemos TODOS y CADA UNO de los nombres oficiales. Empecemos por las calles y sigamos por los cargos públicos… a diestra y siniestra, sin complejos, sin santos ni sectas.

Venid a LaTabacalera, esto es una Fábrica de Humos, que ya se sabe, no conocen fronteras y se meten en todas las rendijas; encerrémonos aquí para que nadie nos pille, para llegar muy lejos y quedarnos para siempre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo esto me parece muy bien, pero... ¿cómo convencer a una mayoría de que la iniciativa del movimiento memorialista republicano apunta al futuro y no al pasado (como señalas en el post)?
Como contabas en el post anterior sobre Almodóvar, muchos somos "niños de pueblo que, sin formación política, nos encandilamos en la ciudad"... esos niños de pueblo están preocupados ahora por una crisis económica brutal y parece no haber discursos claros que conecten ambas luchas... primero porque una de esas luchas es inexistente (la de la crisis económica), que la gente asume como normal. Segundo, porque no se articulan conexiones entre ambas cuestiones y la gente, creo yo, percibe que eso de la "memoria" es algo del pasado... y no del futuro...
Después de haber seguido tus posts, me gustaría saber tu opinión al respecto.

VSB dijo...

Gracias por leer, afirmar y preguntar.

El futuro reside en no encerrarnos en lo inmediato, que entrampa la memoria como recuerdo interesado; es decir, dictado por intereses inservibles para los que no piensan en términos de pasado.

El futuro en disputa no es el de Garzón, ni siquiera el de España. El futuro o nos abarca a todas o no merece tal nombre. El futuro es universal, como la Justicia por la que debiéramos luchar, tras desterrar la Impunidad.

Y ese futuro lo es aquí y ahora o no será. La memoria viva se construye desde ahí. Sobran la nostalgia de la pérdida y los museos de la memoria, donde aparcar las ocasiones perdidas.

Frente al dolor, la alegría de inventarnos, inventariando nuestros intentos, documentando los que nos precedieron, alentando los que nos seguirán. Inventar, inventariar, documentar, dar aliento.

No he contestado, lo sé.

Que tal dijo...

Por un lado lamento y por otro me alegro que dejes el dichoso tema. Me da pena porque tienes gracia contando las cosas y me divierte ver cómo la aplicas al servicio de una "historia" que aprendiste de oídas o a través de lecturas (me temo que por edad no la vivste directamente). Pero me alegro porque ya huele y creo que puedes dedicar tus esfuerzos y neuronas a otras causas. Mejores, sin duda, causas.
Acabo de ver Invictus. Me gustó. Quiero deciros a todos los que estais intentando recuperar la memoria que os parecéis mucho a ese grupo del ANC que se reune para borrar los colores y nombre de los Sprinboks como símbolos del apartheid.
Estáis llenos de razón. Pero el héroe es Mandela. Y su política es la buena. Y los otros (vosotros) no estáis a la altura porque la "justa razón", de la que estáis hinchados, os impide ver que después de la transición que hubo, no tenéis razón.
En otras peleas espero, seguro que sí.

Publicar un comentario