19 de mayo de 2010

Cuando la gente hablaba del tiempo en los ascensores

Para llegar al portal de mi casa, tengo que pasar por un patio interior donde me expongo a la mirada de todos los demás vecinos del edificio. Esta mañana, cuando volvía de mi trabajo, resbalé en la entrada debido al mal estado del piso y terminé tirado en el suelo del patio interior, boca arriba.

Como estaba cansado, no me quise levantar y me quedé mirando boca arriba al cielo. Entonces me pregunté: "¿por qué los ajustes, por qué los recortes?" Y recordé un artículo que leí hace mucho tiempo, exactamente hace unas 26 horas en Público.

Una señora se asomó al patio y al verme tirado boca arriba me preguntó:

- ¿Por qué los recortes presupuestarios no son la solución?

- Señora, para corregir el déficit es contraproducente hacer recortes presupuestarios. La gente va a gastar menos y las empresas tendrán que defraudar más porque no les llega el crédito de los bancos y les va a llegar menos dinero del consumo.

Entró en ese momento en el patio un matrimonio con su hijo pequeño. Ambos me pisaron el abdomen sin intentar en ningún momento evitarme. El hombre habló mientras se alejaba hacia su casa:

- Estamos endeudados... y tenemos que hacer frente a la deuda... deuda...

- Perdón por haberme caído... perdón por tener el abdomen debajo de vuestros zapatos... perdón por escribir esto...

Seguí mirando al cielo. Aún recordaba cuando los vecinos hablaban en el ascensor del tiempo meteorológico. Nos han hecho creer que el tiempo es más predecible que la economía. Además, en mi piso no hay ascensor.

0 comentarios:

Publicar un comentario