31 de mayo de 2010

Desveladas y crucificadas


No he visto ninguna de las dos exposiciones.

La de la derecha es de la fotógrafa camerunesa, Angéle Etoundi Essamba, cuya exposición "Desvelos" ha sufrido actos vandálicos en Madrid. La cuarta parte de sus fotos fueron destrozadas y pintadas.

La de abajo
es de Winkler y Noah, dos fotógrafos italianos; que, como ya es costumbre en aquel país desde las campañas más bestias de Benetton, sirven de piedra de escándalo. Más fotos, con más tías en bolas en la cruz, en los medios más carcas, ¿cómo no?

No me interesan estéticamente ninguna de ellas. Ni sus modos o circuitos de producción.

Sí, en cambio, me parece importante reparar en las reacciones.

Para algunos una mujer con velo, retratada de forma bella y seductora, es toda una provocación. En tiempos de islamofobia, no se puede ya soñar con un harén (el estereotipo orientalista del sexo), ni aunque sea una mujer la que fotografía a las huríes.

Lo mismo, para ¿otros?, en tiempos de top-less pedofílico, aireado como efebofilia de sacristía, un crucificado con tetas constituye todo un atentado a la Religión.

Creo entenderles. Unos no tienen cómo lidiar con una sumisión que en vez de obediencia ciega ofrece discretos placeres insumisos. Otros jamás entendieron la erótica del sacrificio. No saben lo que se pierden.

Un poquito de por favor.
Para los primeros y para los segundos, un poquito del divino Marqués.

Como Justine, cuya virtud es ultrajada por unos libertinos que sólo reciben privilegios y recompensas sociales, las mujeres desveladas y crucificadas nos preguntan
: ¿Cómo es posible que esta ilustre providencia, cuya justicia me gozo en adorar, al castigarme por mis virtudes, me haya ofrecido al mismo tiempo la visión de quienes me aplastaban con sus vicios en la cúspide?

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Las mujeres también tienen voz sobre el velo
http://www.diagonalperiodico.net/Las-mujeres-tambien-tienen-voz.html
Diagonal (07-06-2010)

Publicar un comentario