5 de mayo de 2010

El arte del poder


Fui a ver en El Prado las piezas de armadura que vestían los monarcas para simbolizar el momento de máximo esplendor de la Corona española.

Esta semana el Photoshop fue comentado en los medios como herramienta ya clásica de la imagen pública de la Casa Real. El precedente fue una postal navideña que parecía un fotograma de la casa de los Monsters en serie B.

Aquí la evolución de las caras armadas del poder ha ido del yelmo a los bustos clonados en fotochop. Nunca tan claro como ahora que esto es todo un montaje. En Francia las cabezas rodaron en la guillotina... y Sarko reina desde un trono al menos más desacralizado.

Félix de Azúa cerraba un magnífico artículo sobre esto que él llama arte para nobles caducos con esta lucidez:

"Nosotros, súbditos de un dios que no sólo mata de lejos sino que puede eliminarnos del cosmos, carecemos de representación. En las imágenes de los últimos 50 años sólo aparece un niño paralizado de espanto en su cuna, haciendo gestos obscenos y riéndose de sí mismo."

Huid del lamento posmoderno. Acceded a la herramienta del poder.

Gracias, Raúl por el link de Azúa.

0 comentarios:

Publicar un comentario