4 de mayo de 2010

El Mal era eso

Leo el libro de Martín Seco sobre la crisis que atravesamos. Algunas ideas:

El tema de las hipotecas subprime del que tanto se ha hablado es sólo un síntoma. La crisis ninja es una forma de manifestación del Mal. El Mal en sí mismo es la falta de regulación de los mercados que comenzó con la libre circulación de capitales en los años 70 del pasado siglo. Durante los últimos treinta años, se ha instalado la idea de que la libertad de mercado debe carecer de límites y que la mano invisible proveerá, como si fuera Dios. Los economistas neoliberales han convertido esto en un dogma ante el que arrodillarse... Martín Seco lo llama la rebelión de los ricos, y lo mismo podéis encontrar si leéis a David Harvey.

El Euro nos ha hecho menos libres y más desiguales. Una unión monetaria nos hubiera beneficiado con una unión política, estos es, con convergencia en políticas fiscales, presupuestarias, laborales, sociales... pero el precio de tener una moneda única es enorme, sobre todo para las clases trabajadoras, que serán las que paguen ahora la crisis. Miren a Grecia. Ellos nos instan a levantarnos contra el capital y la corrupción. Nosotros esperamos hasta que nos toque.

¿Por qué dice Martín Seco que las crisis las vamos a pagar los asalariados que vendemos nuestro trabajo?

Antes, la opción principal de los gobiernos ante la crisis consistía en devaluar la moneda. Esa devaluación nos afectaba a todos por igual. Cuando las cosas iban mal dadas, el Gobierno tenía potestad para, digámoslo así, hacer que todo valiese menos de manera que nuestros productos pudieran exportarse más fácilmente. El Gobierno tenía poder en materia de política económica.

Ahora esta posibilidad se esfuma y la carga no es igual para todos sino que es mayor para los trabajadores que ven recortados sus sueldos, que pagan más IVA (un impuesto que no discrimina entre pobres y ricos) y que pierden sus empleos o se les exprime hasta la última gota de sudor. Esto es lo que temían los euroescépticos y a nosotros no nos explicaron, quizás porque también se convirtió en dogma que todo lo que venía de Europa era bueno.

Cada vez que pienso en cómo nos la han metido con el euro, me da rabia. Aparte de la estupidez de poder pagar sin tener que cambiar la moneda en otro país, ¿de qué nos hemos beneficiado con la moneda única?

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Uno de lose mejores economistas quen participan en los medios españoles, ¡sí señor!

Publicar un comentario