11 de mayo de 2010

A ellos les duele más no dar crédito

Sí, ya lo sé, este es un tema recurrente aquí pero es que no oigo que se hable de ello en los medios. Es un tema censurado en los medios.

Hoy mismo en RNE escuchaba al fofo de JuanRa (Lucas) entrevistando a Santiago Niño Becerra. Juanra se quedaba helado con las cosas que decía Becerra. Que si todavía no ha llegado lo peor, que si los recortes van a ser brutales, que volveremos a ver los baches de las carreteras que conocieron nuestros abuelos, que aumentarán las listas de espera en los hospitales, que los planes de este Gobierno no son creíbles... en fin, que a JuanRa casi le da un patatús... por eso, llamó más tarde a su corte de opinadores anestésicos para tranquilizar un poco tanta "becerrada".

No creo que haya que descartar lo que sostiene Becerra. No se ven cambios reales ni capacidad para transformar esto. Las burbujas se suceden y sólo cabe esperar el próximo repunte sísmico. Sin embargo, lo que me sorprende del oráculo Becerra es que su receta es algo muy coyuntural como que el Gobierno mire bien en qué se recortan los gastos. No sé si es que JuanRa se estaba poniendo nervioso y no le ha dejado hablar del todo o es que Becerra cree que así se solucionarán las cosas. ¿Hasta dónde se puede recortar antes de que la gente salga a la calle con cócteles Molotov? Perdona, JuarRa, no quiero ponerte nervioso pero es que Grecia es un manual de instrucciones para el resto de Europa.

Pensaba que Becerra, que no parece tener peluquines en la lengua, iba a mentar la soga en la casa del JuanRa, iba a introducir educadamente a La Bicha, que no es otra que acabar de una vez por todas con la privatización del crédito. El crédito está instituido para el bien público. Se supone que se deja en manos privadas porque la eficiencia será mayor que si el crédito lo administra el Estado. ¿Cuántas veces tendremos que ver refutada esa teoría para cambiar el rumbo?

Como mínimo, el mejor argumento que se me ocurre para nacionalizar la banca es que de forma soterrada YA se nacionaliza o se socializan las pérdidas cada vez que estalla una burbuja de estas. Si es dinero de todos el que se pone en los bancos para rescatarlos, al menos que el banco sea realmente de todos. Es que la banca pública no es tan eficiente como la banca privada- dirán-... ¿pero es que la banca privada lo es? Si lo fuera no pasarían estas cosas. Puede que bajo la tiranía de la precariedad, los trabajadores sean mejor exprimidos... pero si el resultado es que al final el crédito se escapa por arriba, ¿no será mejor incluso tener funcionarios bancarios que viven mejor y que además trabajan para una organización que debe ser transparente? Así, al menos, el crédito fluiría.

Con la banca privada, la opacidad está asegurada y los bancos, antes de reconocer que están rotos, prefieren cortar el crédito e ir tapando parches hasta volver a la casilla de salida. No dar crédito es muy violento, más que un cóctel Molotov... pero el banquero, nos dirá, al modo del pastor protestante de "La cinta blanca", que a él "le duele más que a nosotros". JuanRa, por favor, no te creas que a ellos les duele más... y deja de ponerte nervioso... anda, mira el trailer de la peli de Haneke.

0 comentarios:

Publicar un comentario