7 de mayo de 2010

Escuelas de verano

Tengo una imagen en mi mente. Se engendró después de leer este artículo sobre la Tra(ns)ición en España y, en concreto, después de leer este párrafo:

Juan Antonio Andrade ha estudiado cómo PCE y PSOE “vivieron su propia transición dentro de la Transición”, y cómo se procuró reeducar a los militantes para que olvidasen los viejos principios por los que habían luchado y se adaptasen a los nuevos. El proceso fracasó en el PCE, que entró en una rápida crisis, pero tuvo más éxito en el PSOE. Andrade muestra, por ejemplo, que en sus “escuelas de verano” los socialistas enseñaban en 1976 “fundamentos del marxismo”, y que en 1977 hablaban de la “superación del Estado burgués”, pero que en 1981 eliminaron toda referencia doctrinal de sus programas, que se reorientaron con el fin de preparar a sus militantes para la tarea de gestionar el “Estado burgués”.

Vaya trans-ición, joder con la trans-igencia... así que en sólo cuatro años el PSOE pasó de enseñar marxismo y estudiar la superación del Estado burgués a sumergirse en el Estado burgués y ser el Estado burgués. Esto, que parece un chiste de Chiquito (un cobarderr socialihta... pecadorrr de la praderarrr), no es un capricho de nuestra historia. Josep Fontana explica que ése fue el precio a pagar para poder integrarse: renunciar a la ideología propia. Así que la Transición no sólo fue Mutación, sino Mutilación para algunos.

Asistir a esas escuelas de verano del PSOE y, casi sin tiempo, enfrentarse a las realidades del otoño del primer gobierno socialista debió ser la bomba para algunos. Atención al siguiente fragmento, extraído del libro de Martín Seco:

Sin embargo, en el pasado ésta solía ser una de las reivindicaciones clásicas de la izquierda [la de nacionalizar parte del sistema bancario]. Conviene recordar que aquí, en España, en 1976, en la escuela de verano del PSOE en Galapagar, Miguel Boyer, que seis años más tarde sería superministro de Economía y Hacienda, se pronunciaba a favor de la nacionalización de la banca. Eran los últimos coletazos de una ideología de izquierdas que quedaría sepultada bajo el tsunami del pensamiento único, el cual, sin razones, exclusivamente a través de la descalificación y colgando el cartel de desfasado a quien osase contravenir sus dictámenes, condenaba todo lo público y ensalzaba lo privado.

Según Martín Seco, esta crisis que sufrimos ahora no hubiera sido tal con una banca pública que contrarrestara los desmanes de la privada.  O lo que es lo mismo, añado yo, si esa izquierda de entonces hubiera cumplido con lo que enseñaba en verano y no lo hubiera cambiado al invierno siguiente. Pero, claro, ahí estuvo la Tra(ns)ición, que dice Fontana, para desgajar a la izquierda de su identidad.

Veía una imagen en mi mente: la del PSOE, a ZP, como uno de los tripulantes de la nave Nostromo, Kane, en la más famosa escena de Alien. Él no sabe bien lo que lleva dentro; se convenció de que la Transición fue ese momento maravilloso de recociliación y democracia y tal y tal... pero no, hay cosas que no terminan de digerirse nunca. Ahora, en el presente, Zapatero no tiene con qué distinguirse de los que han originado la crisis, y por eso le duele la barriguita...

1 comentarios:

John Fat dijo...

¡SÍ SEÑOR!


Todo esto de la amnesia histórica no es sino OLVIDO INDUCIDO... Uy! Dijeron los de PSOE, vamos a ocultar al Papi que llevó aquella checa, al tío miliciano en la cuneta, a la abuela universitaria aparcada en una mecedora... vamos a meterlos todos en el baúl de los recuerdos.

Y así SIN IRA (y sin ETA) parecemos muy demócratas de toda la vida... Ya en PODER estuvieron mu centraos (sin Marx en el ideario y las FAS golpistas en la OTAN)... después eran mu abanderados de la modelnidad (Almodóvar vs Landa)... y del sport (92BCN Olimpics Games)... y de la opera (para acompañar la grandiosidad de la Expo del 92)...

Y en todos estos momentos recordar a los muertos era de muy mala educación, de resentidos, obsoletos...

Sí señor... LA II REPUBLICA ES EL ALIEN... y a la tercera va la vencida (repasen la saga...)

Publicar un comentario