29 de mayo de 2010

Mis memorias (3)


Otro pasaje robado para mis memorias.

Milité en el Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación, que, dirigido por un portugués y dos gallegos, saltó a la prensa mundial en 1961 cuando secuestramos el trasatlántico Santa Maria. Lo rebautizamos como "Santa Liberdade" y barrimos las diferencias de clase entre los pasajeros. Yo fui el que rompí las puertas entre cubierta, primera, segunda y tercera clase. Yo toqué el trombón y unas cuantas nalgas en los bailes que organizamos para tod*s; ya sin uniformes ni trajes de gala, en cubierta y en la sala de oficiales, ya sin puertas.

Exigimos al mundo el fin de las dictaduras de Franco y Salazar y la independencia de sus colonias. John Fitzgerald Kennedy - su apoderado - tuvo que salir en rueda de prensa a informar de la situación del secuestro y nos envió a la IV Flota, para que nos acojonásemos y desistiésemos. Terminamos de forma incruenta dos semanas después, en el puerto brasileño de Recife, donde, tras recalar en Veracruz (se ahí la foto) nos aseguraron asilo político. ¿Algún sitio mejor al que ir, tras intentar la revolución?

Antes de lo del Santa María habíamos, en 1960, habíamos asaltado el Ayuntamiento de Madrid, los locales del Movimiento (el partido fascista), las estaciones de tren de Bilbao y Barcelona; y el areopuerto de Barajas... el PCE no quiso nada con nosotros, nadie nos reconoció como parte de la oposición oficial del franquismo.

Hay varios docus, este o este... Aún falta por hacer algo, que sin complejos, reivindique nuestro derecho a aterrorizar con nuestros bailes en cubierta a los terroristas de estado... ensayemos los pasos antes de que se hunda todo. Acaban de publicar una novela sobre un atentado contra una furgoneta de TV en vísperas de algo parecido al partido del siglo. Suena interesante en boca del autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario