13 de junio de 2010

No-Sudáfrica, no-ciudadanos

Como ocurrió en otras citas globales, cuando el mundo mira hacia un punto del planeta, los gobiernos barren a los pobres debajo de la alfombra. Hoy lo hacen en Sudáfrica pero ocurrió igual en China hace dos años.

Las autoridades sudafricanas esconden a los no-ciudadanos, que diría José Luis Pardo, o a los ciudadanos-basura. Los mandan a un no-lugar, a una no-vivienda, con sus no-muebles, a esos campamentos prefabricados que son reciclables, transitorios, provisionales, que no están hechos para vivir sino para pasar.


Para el Gobierno esta gente es basura, aunque es basura reciclable. Pierden sus cualidades por un tiempo convirtiéndose en objetos sin uso. Pero una vez pase el Mundial, cuando ya nadie mire a Sudáfrica, volverán al centro de la ciudad para redimirse trabajando.


Porque, como dice Pardo, el gran invento de la posmodernidad no es cómo deshacerse de la basura (cosa ya imposible) sino cómo vivir entre basura sin que lo parezca. Para ello, como si de un taller de bricolaje se tratara (la filosofía del hágaselo-usted-mismo apropiada ahora para el consumo), el único requisito a seguir es producir cosas que desde su concepción YA sean BASURAS. Que salgan de la vagina productiva viendo la luz para ser basuras hasta su obsolescencia, momento en que serán fácilmente recicladas. "Nunca fue tan hermosa la basura", verso de Juan Bonilla para ilustrar el brillante artículo de Pardo.

Con la misma filosofía basuril que anida en los barrios de Sudáfrica, los políticos españoles conciben su retórica-basura, su no-retórica respecto al Mundial de fútbol y su patriotismo-basura. Tal cual se descuelgan de sus bocas, ya sabemos que esas frases las hemos oído en otro sitio y que servirán para otros fines dentro de dos días... de tres semanas, con un tema diferente, en otro mítin-basura o rueda de prensa-basura.  Vean sino algunos de esos ejemplos de retórica reciclable:

Bono: "La selección demuestra que España no son 17 territorios etiquetados".

Rajoy: "Con su unidad y capacidad para centrarse en lo importante, a todos nos iría mucho mejor".

González Pons: "Ellos representan los valores que deberíamos exportar los políticos".

Ejempos recogidos en El Mundo (10 de junio de 2010), prensa-basura que se deja en los vestíbulos de las Facultades-basura porque se sabe de antemano que no se venderán.

P.D: ¿No recuerdan la frase de Pons pero aplicada a un reality-basura como OT?

1 comentarios:

Manel dijo...

Es imposible:
¿Os habeis fijado en las caras de los políticos?. Los miro y me digo...es imposible que me puedan representar.
¿Conoceis a algún político del que podais contar algo positivo?
Nunca los he visto acercarse al pueblo llano, -salvo en elecciones claro o actos en los que se sientan publicitados-,ayudando en algún comedor social, en definitiva...currando día a día...es imposible que me puedan representar.
por eso y por muchas otras...es imposible que me puedan representar.
Hay que trabajar!!!!, no desde un despacho!!!, Hay que trabajar señores políticos!!!

Publicar un comentario