27 de julio de 2010

Antonio Gamero

"Si tienes penas,
no se las cuentes a los amigos,
que les divierta su puta madre".

En recuerdo.
D.

1 comentarios:

John Fat dijo...

Ostias, otro más que se nos va... y lo que precedía a la cita, D. Que no se olvide:

ATEO, MILTANTE DE CÉLULA, SORDO POR TORTURAS, ACTOR POR PIEDAD-CARIDAD DE AMIGOS, JAZZERO Y BAILONGÓN... Qué mal le sienta a gente como él el puto epitafio de "Secundario de lujo". ¿LUJO DE QUÉ?

Como hombre comprometido con la izquierda empezó su militancia cuando estudiaba en los maristas, a los 14 años y en un confesionario, del que el cura que oficiaba le echó con cajas destempladas después de que se confesara ateo perdido. Posteriormente ingresó en el Partido Comunista en el año 1957, donde su seudónimo era Alejandro y los avatares de aquella época en su célula fueron contados por José María González Sinde en la película ¡Viva la clase media!.

Debido a su actividad política pasó dos años en la cárcel no sin antes recibir una brutal paliza, a causa de lo cual le rompieron los tímpanos y tuvo que usar audífono el resto de su vida. Tras salir de la cárcel no pudo dirigir y los guiones los firmó con el seudónimo de Pilar García. Fue el momento en el que hizo de la necesidad virtud y se convirtió en actor. "Le dimos todos los amigos trabajo, entre otras cosas, porque estábamos enormemente agradecidos por no habernos delatado", comenta García Sánchez quien definió a Gamero como un castizo de izquierdas poseedor de un valor que no está homologado: "Era simpático y te hacía sonreír siempre, el anecdotario de Gamero da para un libro..., habrá que hacerlo", comentó el cineasta, quien confesó estar "jodido" argumentando que además todo lo de Gamero siempre ha dado mucha risa "y esta putada que nos ha hecho no tiene maldita gracia, pero que le vamos a hacer, era su carácter".

Gamero también estudió Derecho, época en la que se hizo forofo perdido del jazz y del baile, trabajó en Telefónica e ingresó en la Escuela de cine.

Publicar un comentario