11 de julio de 2010

Piscinas e hipotecas

Piscina. Sol. Calor. Discusión sobre hipotecas.

SEÑOR ROJO: Pues yo creo que esta crisis es porque... porque nos han obligado a comprar y porque no teníamos suficiente información...

SEÑORA AZUL: Pues a mí nadie me ha puesto una pistola en el pecho para que compre...

SEÑOR ROJO: No te tienen que poner una pistola. Sólo tienes que ver que alquilar es lo mismo que pagar una cuota de una propiedad durante cuarenta años.

SEÑORA AZUL: Pero eso ha sido durante muy poco tiempo. Además, nosotros tenemos una cultura de la propiedad.

SEÑOR ROJO: O sea, que compramos porque hemos aprendido a comprar... y eso ya no hay quien lo cambie... la cultura se hace con leyes...

SEÑORA AZUL: No es eso. No puedes obligar a nadie a alquilar si no quiere. Los que tienen pisos no quieren alquilar porque los morosos se quedan en tu casa y no hay quien los eche.

SEÑOR ROJO: Si hubiéramos tenido más información... a lo mejor no habríamos comprado...

SEÑORA AZUL: Pero si la gente no sabe ni cuál era su interés hipotecario, ni su cuota de cancelación...

SEÑOR ROJO: Pues eso, que no tenía información...

SEÑORA AZUL: Pero es que eso es responsabilidad de cada uno... cada uno debe saber qué hipoteca tiene...

SEÑOR ROJO: Nadie nos enseña nada de economía, cuando es básico, aunque yo me refiero a una información de macroeconomía... ¿por qué no ha salido nadie hablando del riesgo de crear una burbuja? Porque eran los bancos y las constructoras los que la creaban...

SEÑORA AZUL: Pero a mí no me han cogido, porque yo no he arriesgado poniendo el 80% del sueldo...

En el papel del SEÑOR ROJO, el padre protector, en el de la SEÑORA AZUL, la madre estricta. Ambos predican cosas de las que no están del todo seguros, por ello la inversión de colores. Ver Lakoff.

0 comentarios:

Publicar un comentario