10 de julio de 2010

Relájese y deje de creer... en la economía

Relájese si es que aún no lo está... deje de pensar por un momento... olvídese un minuto de que hace demasiado calor... siéntase usted ahora en otro mundo... en uno que perdió hace tiempo, con su niñez... en uno que imaginó después de leer en la adolescencia un libro de Hesse... en uno que vislumbró con aquella gente que tenía las ideas tan claras... en uno que ha manipulado en su cabeza después de leer aquel ensayo de un filósofo que no necesitaba gritar...

... ahora despierte cuando cuente hasta tres... uno, dos... tres... ¿cómo se siente? Está usted en mitad de una crisis económica, la más dura que haya existido nunca. Es como una epidemia silenciosa. Usted no la nota pero está a su lado, se cruza con ella...  aún ni siquiera ha mostrado su lado más oscuro...

¿Qué puede hacer usted si es usted... algo... pequeñito... uouououo...? ¿Qué podría emprender usted si sólo es una vida pequeñita, literalmente un microbio? Usted quiere participar, tiene la voluntad de hacer algo... pero no sabe qué. Lee usted para encontrar un sentido a la crisis. Desconecta usted viendo un partido de fútbol. Piensa usted en que a usted no le cogerá la crisis de lleno... serán unos recortes y vuelta a lo mismo... es posible... con algo de suerte... quizás...

... sin embargo, usted está dispuesto a ayudar. Se hace usted alterglobalizador y grita que "otro mundo es posible". Y al pensar que otro mundo admite usted que la forma en que está descrito "este mundo" es la "realista". Cree usted que el mundo descrito por los economistas es el realista y la solución pasa por dejar de tener los pies en el suelo y aspirar a otro mundo.

Ahora relájese de nuevo... cuando cuente hasta tres, usted caerá en un profundo radicalismo... uno... dos... tres... está usted relajado pero piensa usted de forma radical (que no quiere decir violenta, sino de raíz, va usted a la raíz del problema). ¿Entiende ahora que el realismo de los economistas es sólo un realismo entre otros muchos? ¿Entiende que el problema de la crisis es la forma en que se describe "científicamente" el "mundo real"? ¿Entiende que lo realista es hacer una economía para los humanos y no unos humanos para la economía?

Desde ProPolis sólo indicamos la farmacia de guardia para discutir el "realismo de la economía imperante". Consulte usted este lugar. En él encontrará que la economía es un saber que se ocupa de un hecho social (tal y como lo describió Durkheim) y no de una teoría abstracta matemática para calcular costes y beneficios. Por ahí deberá usted discrepar, más que discutir a los economistas sus valores morales. Porque si hace esto último, ellos le dirán que la moralidad que funciona es la del individualismo... y, además, le dirán que, curiosamente, esa moralidad tiene una base científica... la teoría de la elección racional... estos economistas se parecen más a los mormones, los católicos, los testigos de Jehová o los musulmanes, con la diferencia de que ellos no necesitan llamar al timbre sino que hoy en día se meten en su casa por una pantalla, por las conversaciones diarias, por las conductas de sus semejantes, o por las cartas que llegan a su buzón. Así que, despierte usted y cante... dicho sin acritud...

0 comentarios:

Publicar un comentario