16 de agosto de 2010

Dos lobos, una oveja y miles de campesinos muertos

Ayer por la noche me senté delante de la pantalla a ver "Capitalismo: una historia de amor", de Michael Moore. No se corta un pelo en decir que las inyecciones de capital tras el estallido de la crisis han sido el mayor robo de la historia. En una entrevista incluida en los extras de la película, Moore indica que entendía que se tuvieran que adoptar esas medidas, pero junto con ellas deberían haber caído todos aquellos que provocaron la hecatombe. Ahí siguen, como si nada... peor aún, ahora les echan la culpa a la gente de a pie...

Entre las perlas de la película están las opiniones de un responsable del Wall Street Journal, la Biblia de los negocios. Sin tapujos dice:

Creo que el capitalismo es mucho más importante que la democracia. Ni siquiera soy un gran creyente en la democracia. Siempre digo que la democracia puede ser dos lobos y una oveja decidiendo qué cenarán.

Dos lobos y una oveja decidiendo que cenarán. No lo entiendo. ¿Se supone que la oveja es la democracia y los lobos son... Wall Street? Pero no, él no dice eso. Él señala que la democracia son los tres juntos decidiendo, es decir, si algo tiene la democracia es que está amañada... ya sabemos que vamos a cenar a pesar de que nos pasemos horas deliberando...

También podemos interpretarlo tal y como figura en la ilustración de arriba...

Pero sigamos con el documental. Después nos cuentan lo de los seguros para campesinos muertos. Esta sí que es buena. Imaginad que vuestra empresa os ha hecho un seguro de vida sin que vosotros lo sepáis... para cobrarlo cuando la palméis... de manera que, para vuestra empresa, valéis más muertos que vivos...

La muerte de LaDonna [una empleada de Wal Mart] le consiguió a una de las empresas más ricas del mundo US$81.000 extra. Yo [el marido de LaDonna] me enfrentaba a más de US$100.000 en cuentas de cuidado médico y un funeral de US$6.000. Y Wal-Mart no me ofreció un centavo para ayudarme. Yo confiaba en ellos y ni en un millón de años hubiera creído que, en algún lado, en una declaración de ganancias figuraba “Empleada muerta: US$81.000”. [texto tomado de aquí]


Es legal en Estados Unidos. Los llaman "dead peasant insurance" (seguros para campesinos muertos)  y ha sido una práctica habitual en muchas corporaciones.

De nuevo la misma pregunta enigmática, ¿por qué siendo más los pobres siguen votando opciones que los empobrecen cada vez más? ¿Por qué votan contra sus intereses? Moore cree que los pobres piensan que aún están en el juego y que el juego podría favorecerles, esto es, cree que los pobres viven pensando que, a pesar de todo, ellos también pueden ser ricos, que a ellos les tocará algún día... pensar así contradice toda la teoría de la elección racional en la que, precisamente, se basan los defensores del capitalismo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver si lo he entendido bien, estimado y pequeño Edielsocialistadepanderetayorinalymodelo escandinavo.Si los capitalistas desalmados y hedor a azufre quieren ser ricos, pero los pobres de solemnidad también quieren condenarse al cuarto círculo del infierno de Dante (Pape Satàn, pape Satàn aleppe!), entonces, ¿cómo es eso de que el capitalismo no funciona? Funciona mejor que un reloj de sol. Anda ya Edi, que el rollito de la gauche divine y carpa atociná ya olía a alcanfor en junio (sic) de 1968. A según qué edad lo de angry young man es pa cagarse de la risa, como esos tíos que se ponen just for men o peluquín. Así que Edi, con lo talludito que ya estás, mejor te quitas ese grotesco bisoñé de situacionista enragé y escribes algo que, por lo menos, sea ameno. Y otro consejito gratis para futuros artículos. No te creas todo lo que leas, alma de cántaro.Porque se te notan las lecturas cautivas a la legua. Ni Michael Moore es André Malraux, ni tú Arthur Koestler. Seguro que recuerdas Stardust Memories, cuando los marcianos interpelan a Sandy Bates y le dicen:"You're a comedian.You want to do mankind a real service. Tell funnier jokes." Pues aplícate. Eras más ingenioso cuando no ibas de panfletista subintelectual.

Edi el pescadero dijo...

Querido anónimo,

me encanta... me encanta que me digan edielsocialistadepanderetayorinaymode
escandinavo, aunque soy más de zambomba.

Este anónimo es como esos personajes de Melrose Place que veíamos cuando teníamos 15 años y decían con fingida seriedad y tono muy solemne: "Yo ya he pasado por todo eso hace mucho tiempo... vengo de vuelta, ya he sido socialdemócrata, situacionista, punk, deconstructivista, hippy, comunista, y otros -ismos e -istas que tú no comprenderías, querido".

Por eso, a mí me gustaría aprender de ti. Seguro que estoy en un escalón inferior que tú ya pisaste. Ya te echaste just for men, utilizaste bisoñé y has visto que esas cosas no funcionan después del FIN DE LA HISTORIA y cuando pasas de una edad. Ahórrame el dinero y el tiempo y dime cómo puedo convertirme en lo que TÚ ya eres... o hacer lo que TÚ ya haces. Estoy deseoso por saber qué nos depara el futuro... Por favor, ilústrame, soy tan ignorante y errado panfletista subintelectual, que necesito que ejerzas de Pigmalión conmigo y me enseñes qué hay detrás del situacionismo del 68 y del just for men? ¿Quizás los implantes capilares o el rapado tipo "Roberto Carlos"? ¿Ya no existirán las ideologías y sí la gestión de la tecnocracia? ¿Hay que ser gracioso? ¿A quién hay que hacer reír? ¿De quién nos debemos reír? ¿Para qué utilizar la risa?

Dime algo, como los extraterrestres a Sandy Bates (joder, qué mierdas de comedias de turismo hace ahora Woody Allen)... pero, esmérate, cuéntame algo constructivo, que el rollo ese de "yo ya he pasado por eso" es muy circular, simplón y poco motivador para el debate. Pon en juego algo de lo que dudes para debatir... en vez de aplicar etiquetas facilonas... yo intentaré estar a la altura que me exiges, porque ser divertido no es fácil.

Por encima de todo, gracias por tu comentario. Sin embargo, yo sí creo que Michael Moore merece la pena. No he leído a Malraux, comencé "La esperanza" y me pareció un coñazo. ¿Me recomiendas algo de Koestler?

Publicar un comentario