31 de agosto de 2010

El Papa y la financiación de la superstición

El famoso psicólogo H.J.Eysenck estudió la superstición de las palomas y sus conclusiones apuntan a que sufrirían mucho si jugaran a la lotería, porque las palomas pueden llegar a ser muy supersticiosas. Y si ellas pueden ser supersticiosas, cómo no vamos a serlo nosotros, los humanos. Esto último podría haberlo señalado Brian, en la película de los Monty Python.

Somos tan supersticiosos que, como apunta James Curran, inventamos instituciones para gestionar la superstición. La más importante de ellas fue el Papado, que ha subsistido durante más de dos milenios. El Papa tiene bula, el Papa es infalible, el Papa tiene frío, el Papa está cansado, al Papa le gustan las papas... todo esto forma parte de nuestras supersticiones (quizás no la última).

Y yo me pregunto como siervo humilde, ¿no sería mejor que esta superstición fuera gestionada democráticamente? Aunque por otro lado... ¿qué podemos pedir a un ente que lleva dos mil años de existencia y ha acumulado el poder tacita a tacita, a veces, apoyándo(se) en regímenes un poquito fascistas, o incluso promoviendo la acusación de que otros supersticiosos como los musulmanes o los judíos eran herejes. No todas las supersticiones tienen el mismo valor. Por eso (y porque da mala suerte), el Papá no puede ser supersticioso. Si alguien lo ha visto, por ejemplo, saltando de baldosa en baldosa evitando aquellas que tienen vetas negras, es muy probable que no sea el Papa. Será otro que se le parece porque el Papa no es supersticioso.

El Papa tiene carisma, incluso aunque pida que la gente se suicide haciendo el amor sin condón. El reverendo Jim Jones les pidió a los seguidores de su secta que se envenenaran con cianuro y 909 le hicieron caso. Fue un crimen. Jones fue tachado de loco criminal. Es cierto que Jones no tenía tanto carisma como el Papa, y eso lo cambia todo. La prueba del algodón sería pedirle al Papa que hiciera el amor sin condón con alguien que tuviera el VIH. Pero esto es imposible porque el Papa tiene que ser célibe, y esto es precisamente lo que se les pide a los africanos, que se mantengan célibes... tan célibes como el fundador de los legionarios de Cristo o muchos curas irlandeses, alemanes o españoles.

Pues eso, que como ZP está muy atribulado con los presupuestos, es un poco supersticioso y teme polarizar al electorado, ha decidido archivar la nueva ley sobre libertad religiosa. Así que, todos, en comandita, seguiremos pagando de nuestro bolsillo el coste de la gestión de la superstición (para quien no crea en el catolicismo).

2 comentarios:

Edi el pescadero dijo...

Quería especificar algo, para no dar pábulo a interpretaciones inexactas de lo que acabo de escribir. Respeto profundamente las creencias religiosas de la gente (siempre y cuando no vayan contra los derechos humanos) y sólo critico la forma en que se gestionan por una jerarquía que sí considero corrupta. Quizás es imposible gestionar la superstición de manera democrática porque la democracia pretende ser racional y la superstición entra en el terreno de lo que no sabemos, no creemos saber o no podemos saber. La superstición lleva aparejada un poder al que no podemos acceder... si lo hiciésemos, ya no sería superstición. Con superstición no me refiero a lo que los católicos consideran sagrados, sus dogmas, sino a que la gestión de esos dogmas puede instrumentalizarse en favor de nuestro temor al futuro, nuestra vulnerabilidad frente a la vida y frente a quien tiene más poder que nosotros. Sólo era eso.
Ya, me lo tomo muy en serio esto, pero es que para alguna gente lo es. Lo estuve pensando ayer y me parecía injusto que alguien pudiera pensar que intento ofender lo sagrado para otras personas.

Anónimo dijo...

- Italia, Alemania, Dinamarca y Suecia también están expulsando a gitanos -
No sólo Francia está expulsando a los gitanos rumanos de su territorio. “Está sucediendo en varios países de la Unión Europea, incluida Italia, Alemania, Dinamarca y Suecia”, afirma Robert Kushen, director ejecutivo del European Roma Rights Center, una organización dedicada a luchar contra la discriminación de las minorías étnicas en todo el continente. La expulsión de la población romaní se ha convertido en un problema “europeo”. Ese fue uno de los escenarios más temidos por la entrada de Rumanía y (...)
http://www.nodo50.org/info/Italia-Alemania-Dinamarca-y-Suecia.html

Publicar un comentario