25 de agosto de 2010

Energías, costes y huella ecológica.

Mi vecino Miguel me habla de su nueva empresa, casi ONG.

Venden acciones de energía solar, planteando descentralizar la producción de energías renovables, de modo que contribuyamos significativamente a reparar nuestra huella ecológica.

Por muchos comportamientos, usos y consumos "verdes" que hagamos - reciclaje, ahorro de agua, movilidad compartida o bicicletil... - así sólo reducimos un 10% nuestro impacto sobre los recursos existentes y residuos que generamos: nuestra huella ecológica. Curiosa la insistencia institucional y corporativa en que nos empeñemos en reciclar y, no en cambio, que nos hagamos productores energéticos a partir del sol que a todos nos calienta.

Todo esto implica desmontar dicursos deslegitimadores del cambio climático, como señalaba J. Sachs recientemente. Y combatir también a los estrategas de la energía nuclear, que han aprovechado este veranito para encumbrar sus bondades. Mirad los informes de la organización de Miguel:

“¿Realmente es tan barata la energía nuclear?; y otros dos que desmontan la campaña de manipulación informativa de este verano contra las renovables: “Verdades a medias sobre el coste de las energías renovables” (I y II). Te los puedes descargar en pdf.

0 comentarios:

Publicar un comentario