10 de agosto de 2010

Macedonio Fernández

Hay días en los que no puedo trabajar en lo que me he propuesto. Entonces vagabundeo, más que investigar. Vagabundear es bueno porque trae cosas inesperadas, como este video sobre Macedonio Fernández, un escritor argentino que más parecía la reencarnación de Diógenes en el cambio del siglo XIX al XX.


Link: Macedonio Fernández

3 comentarios:

VSB dijo...

Tenía ganas de conocer a Piglia. No conocía de nada a Macedonio, ¡qué nombre tan hermoso! Ahora quiero conocerlo, leerlo todo sobre ambos dos. Magnífico personaje. Soberbio reportero-literato. Qué bueno esto de la necesidad de escribir y la insignificancia de publicar. ¿Cuántos Fernández nos quedan por descubir?

VSB dijo...

El tal Macedonio no hace más que darme vueltas en la cabeza. "No ser. No hacer. No publicar". Una triple negativa para acercarse cada vez más al colectivo, a la identidad de la mayoría de la Humanidad. La propuesta, convertida en dietario político, sería "No poseer, no comprar, no aumentar el ruido". ¿Sería el triple mandamiento del decrecimiento? No aceptar la equivalencia entre ser y tener. No consumir para que no nos a(co)goten. No malgastar más saliva y practicar la resistencia, la no cooperación, la desobediencia insumisa.
El problema de la identidad, de la subjetividad revolucionaria parecería así resuelto. Nunca como resultado prefijado, sino como proceso. Sin demandar más hombres de acción que, presos del activismo, no sacian, sino que aumentan el ansia del que son presa.

JLV dijo...

Macedonio... que se fue a una isla con el padre de Borges y otros dos a fundar una comunidad utópica anarquista... Macedonio, al que sus amigos tuvieron que arrancar los papeles de las manos para hacerlos públicos y publicados... Dicen que Borges le hizo un mal favor, que lo sepultó para la literatura cuando insistió tanto en que el tipo era mucho más interesante cuando hablaba que cuando escribía.

Publicar un comentario