7 de agosto de 2010

Murakami corre cuando escribe y viceversa

Nunca había leído un libro de Murakami. Todo el mundo ha leído un libro de Murakami, incluso los que no los han leído. Escogí De qué hablo cuando hablo de correr porque en él compara escribir con correr. Y como parece desmitificar un poco el primer verbo de los dos, pues me pareció suficiente como para comenzar a leerlo. Una cita:

Para mí, correr, al tiempo que un ejercicio provechoso, ha sido también una metáfora útil. A la par que corría día a día, o a la vez que iba participando en carreras, iba subiendo el listón de los logros y, a base de irlo superando, el que subía era yo. O, al menos, aspirando a superarme, me iba esforzando día a día para conseguirlo. Ni que decir tiene que no soy un gran corredor. Mi nivel es extremadamente corriente (por no decir mediocre, un término quizá más adecuado. Pero no es en absoluto importante. Lo importante es ir superándose, aunque sólo sea un poco, con respecto al día anterior. Porque si hay un contrincante al que debes vencer en una arrera de larga distancia, ése no es otro que el tú de ayer.

0 comentarios:

Publicar un comentario