16 de septiembre de 2010

Desconexión nº6: adicciones

Él estaba sentado en una terraza de Málaga, tomando un café. Vio cómo un yonki muy demacrado se acercaba entre las mesas. En una de ellas se sentaba un matrimonio más cerca de los setenta que de los sesenta. Con ellos, compartía mesa otro ser humano de más de sesenta al que nos referiremos como Alberto. El harapiento yonki se acercó a la mesa de los tres. Alberto se dirigió a él:

- Yo le doy a usted un euro si usted se lo gasta en un café...

Seguir leyendo.


El yonki asintió y Alberto lo acompañó dentro de la cafetería para comprarle un café con el euro. El yonki sale con un pastel en una mano y un café en vaso de plástico en la otra. Se aleja acompañado del camarero, que también quiere asegurarse de que no molestará más a sus clientes. Alberto se sienta en la mesa y se dirige al matrimonio de jubilados:

- Yo, si se lo gasta en comida... le doy lo que sea... pero en comida... si no, no le doy nada... no pienso contribuir a su desgracia...

Un cuarto de hora más tarde aparece otro yonki entre las mesas de la terraza y vuelve a pedir dinero pasando por todas las mesas hasta llegar a la de Alberto, que vuelve a hacer lo mismo, acompaña al yonki dentro de la cafetería y este sale con un café en vaso de plástico.

A medida que el sol se va ocultando, comienzan a aparecer por la calle Larios de Málaga hordas de yonkis que, como muertos vivientes, se acercan a la mesa de Alberto y éste repite una y otra vez la misma operación. La mujer del matrimonio le espeta a Alberto:

- Alberto, ¿por qué no dejas de pagarles cafés a esta gente... no ves que se ha corrido la voz y no dejan de acercarse?

- No puedo evitarlo... yo también soy adicto... pero no a una sustancia sino a una conducta... necesito decirles en qué tienen que gastarse el dinero... siento un sudor frío en la espalda hasta que no pago el primer café a uno de estos individuos... necesito decirles en qué tienen que gastarse el dinero... lo necesito para sentir aún que puedo decidir sobre la vida de los otros... vosotros no lo entendéis...

2 comentarios:

VSB dijo...

¿Dependenias?.
¿Todas malas?
Dpende...
¿De qué depebnde?
Si de mi dependiese...

VSB dijo...

Juro que no me he metido nada que justifique las erratas y fallos ortográficos... es que escribo dsde una pantalla proyectada en un alula de la URJC... mientras llegan alumnso...

Publicar un comentario