5 de septiembre de 2010

Síndrome postvacacional. ¿De qué? ¿De quién?

Una “katana en la oscuridad” (J. Cervera) de la belga nipona, Amélie Nothomb, de su último libro en español: Ni de Eva ni de Adán.

Perfecta para rajarte la tripa en pleno síndrome postvacacional:
“¿Acaso existen vacaciones más profundas que las que supone descansar de uno mismo?”.

No te abandones a la nostalgia de unas vacaciones que nunca tuvieron lugar.
Asume que no hay nada que añorar y aprovecha para perderte de vista en el día de a día de las 15 horas de trabajo, las 8 de sueño y la hora para la comida, los estimulantes y los barbitúricos que te permiten tirar adelante.  Descansa de ti hasta las próximas vacaciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario