24 de octubre de 2010

Obituario y parnaso de periodistas

Dos periodistas de raza canina no faldera.
Con pedigrí de perros presa. Presas de su profesión, no son presos de nadie ni de nada.

* Un colombiano Pedro Cárdenas, muerto este verano, y que publicaba una revista casi artesanal con el apoyo de su familia, su esposa y sus dos hijos. Fue objeto de un reportaje de En Portada. Su publicación se llama Voces del Tolima y denunciaba reiteradamente a los políticos y empresarios vinculados con los paramilitares para medrar en los negocios o ganar votos en las urnas. "No lo mataron las balas de quienes siempre le apuntaron por contar la verdad. Se lo llevó un maldito infarto cerebral cuando investigaba el enésimo caso de corrupción". (Vía a.rodriguezlopez11; gracias).

* Un vasco, Unai Aranzadi, aún vivo. La lista de guerras y lugares en los que ha trabajado da escalofrío: Somalia, Irak, Afganistán, Líbano, Chechenia, Palestina, Congo, Colombia, Kurdistán, Chiapas, Ingushetia, Honduras....  A los 20 años viajó a Gaza; luego renunció al glamour del cine para documentar los horrores del planeta. Y la resistencia y la esperanza. Sus reportajes ven la luz en televisiones y publicaciones de todo el mundo. También en GARA. Es el reportero de guerra vasco más activo. "Me habré cargado mi carrera, pero he conquistado una libertad para hablar y escribir lo que quiero sin límites".

* Una organización , Wikileaks, que ofrece la cara oculta de la guerra humanitaria (sus inhumaciones, lo que entierra, la muerte que encubre), denunciando los destrozos del fundamentalismo democrático, por levantar acta notarial de la inmundicia bélica en la que, sí, estuvimos, estamos metidos. "Uso sistemático de torturas, 109.000 muertos en Irak entre 2003 y 2009 -el 63% de ellos, civiles-, y ayudas de Irán a las milicias iraquíes son las revelaciones principales. Por el momento, el seguimiento más preciso de la filtración de documentos del Departamento de Defensa de EE UU se puede hacer en las ediciones digitales de The Guardian y The New York Times, Le Monde, Der Spiegel, Al Jazeera y el Bureau of Investigative Journalism. En España, aquí, aquí... pero, claro, no es lo mismo... aquí apenas se da acuse de recibo de lo publicado por Wikileaks; en lugar de revisar lo que que los documentos del Pentágono tienen que decir sobre el 11-M. el CESID, los legionarios y las corporaciones patrias que subcontratan sus "servicios" en Irak y Afganistán.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Más sobre la última hondanada de filtraciones: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=115415

Sobre las razones de la precariedad del periodismo español:http://www.diagonalperiodico.net/Pre-parados-en-los-medios-de-masas.html

Sobre el colapso de nuestra esfera pública, como consecuencia de lo anterior

SAMPEDRO, Víctor, ”Periodismo ciudadano, precariedad laboral y depauperación de la esfera pública” en PÉREZ HERRERO, P. RIVAS NIETO y GELADO MARCOS, R. (Coordinadores) Estudios de Periodística XIV - posibilidades y riesgos para el discurso informativo. Ed. Universidad Pontificia de Salamanca. Salamanca.

Anónimo dijo...

Castells y Wikileaks:
" El drama no ha hecho más que empezar. Una organización de comunicación libre, basada en el trabajo voluntario de periodistas y tecnólogos, como depositaria y transmisora de quienes quieren revelar anónimamente los secretos de un mundo podrido, enfrentada a aquellos que no se avergüenzan de las atrocidades que cometen pero sí se alarman de que sus fechorías sean conocidas por quienes los elegimos y les pagamos. Continuará.


La Vanguardia, 20 octubre 2010

Publicar un comentario