23 de octubre de 2010

Tarjetas rojas

¡Qué gozada!
¡Qué inteligente contraprogramación frente al intento de utilizar la uni como plataforma electoral¡
¡ Qué bonita metáfora!
El público se erige en árbitro. Le saca tarjeta roja al jugador marrullero. Abandona el estadio. Deserta de su papel de espectador. Deja a la estrella mediática, a la jugadora galáctica sola en el campo.
Eso sí que es jugar bien en la esfera pública.
¡¡¡Enhorabuena!!!
¡¡¡Que siga el espectáculo!!!
A ensayar más contraprogramación electoral.

0 comentarios:

Publicar un comentario