14 de octubre de 2010

¿Volverá Mario Sepúlveda al encierro o luchará?

Dicen que mil millones de personas se asomaron ayer a la ventana catódica para ver la salida de los 33 mineros de Chile. Zapeando por la tarde se podía seguir el evento mediático en CNN+. El líder de los mineros, Mario Sepúlveda, nos brindó dos escenas contradictorias.

En una, tras salir, arengó a la gente y comenzó a cantar. No sería su intención pero parecía ese penoso concurso-culebrón-reality que todos conocemos.



En la otra, aparecía hablando muy seriamente sobre su rechazo a convertirse en una estrella de la televisión, y en vez de eso, prometía utilizar su fama para mejorar las condiciones de los mineros en Chile.

¿Será capaz de esto último o volverá voluntariamente al encierro, esta vez en forma de farsa, con guión y con edredón constante?

Mientras exista tanta desigualdad en países como Chile... o España-que-viene, la gente seguirá alistándose para la Telebasura? "I want you", rezaba el famoso cartel en el que el Tío Sam nos conminaba a ponernos en fila para el matadero. Parafraseando a Clausewitz, la Telebasura es la continuación de la política por otros medios... concretamente por el medio televisivo. Si al menos, hubiera algo de guerra de clases en la Telebasura, sniff...

6 comentarios:

JuanBombillo dijo...

Vaya reflexión traída de los cabellos. Primero porque el más mínimo respeto a lo que habrán vivido esos hombres encerrados(nunca lo sabremos)debería llevar a comprender reacciones "contradictorias". Claro, eso no lo pueden imaginar personas que quieren cambiar el mundo desde la comodidad de su sofá. Segundo, porque al final el tema de los mineros, que de por sí es complicado y merecería un análisis aún en terminos críticos mucho mas profundo, termina siendo una excusa para seguir hablando de la España-que-viene o la telebasura.

En fin, el post es mucha pretención y cero profundidad.

Edi el pescadero dijo...

Siento decepcionarte pero no tengo sofá. En cuanto a lo de que quiero cambiar el mundo, lo dices tú. Entre otras cosas, no habrá algo más pretencioso que hablar de "cambiar el mundo", como tú dices. No sé a qué te refieres con eso, ni tampoco a qué es la profundidad. ¿Te refieres quizás a escribir desde la fosa de las Marianas? Dime primero qué entiendes por "mundo" y por "cambiar" y te diré si lo quiero cambiar.
Por otra parte, no sé dónde ves tú falta de respeto hacia los mineros chilenos. Que yo sepa, lo único que sostengo es la dificultad que va a enfrentar esta gente para evitar entrar en el juego de la espectacularización de su vida. Al mismo tiempo, la posibilidad que se abre para uno de ellos de utilizar ese capital para alterar la inercia de la vida de mucha gente.
Pero esto quizás no es demasiado profundo para ti o, según tú, falta al respeto.
Yo hago una pregunta al principio, de la que ni siquiera estoy seguro. Tú sientas cátedra. A lo mejor eres catedrático. Yo sólo soy pescadero y seguro que no tengo la cultura y la profundidad que tú. Por eso, te invitamos a que escribas aquí. Y va en serio. Seguramente, tengas cosas muy interesantes que decir. Invitado quedas. Y no hace falta que quieras cambiar "todo" el mundo. Tampoco se requiere sofá.

VSB dijo...

Alguna referencia para el debate: "Como convertir una vergüenza nacional en un show de exaltación patrótico-religiosa":
http://ciudad-futura.net/2010/10/13/chile-mineros/

Un texto para entender cómo desde Gran Hermano a Operación Triunfo hemos llegado a esto: "Dios, Patria... y... ¿el sujeto de todo ello?... que siga espectáculo", porque ya no se ve al proletario minero - el que ha resistido ahí abajo y piensa seguir resistiendo fuera, sino sólo agradecidos recatados y espectadores.

http://www.raco.cat/index.php/tripodos/article/viewPDFInterstitial/73550/85207

ÁNIMO CON EL DEBATE

JuanBombillo dijo...

A mi modo de ver el tono crítico del post termina en puro lugar común, alejado de lo que ud. inicialmente plantea. Qué es lo que le molesta, ¿el cubrimiento mediático de la tragedia (que todos sabemos de sobra es espectacular y vulgar)?, ¿o la reacción del minero, que se supone debe ser coherente con lo que Ud. espera de él. Si es lo primero, la critica es lluvia sobre mojado. Si es lo segundo, es gimoteo desde el sofá, o la cama, o la silla, o el ordenador, da igual.

Puro lugar común: telebasura, qué mal está Chile, que mal va a estar España... ¿No se le ocurrió otra crítica?

A lo que me refiero es: el post denota zapping mental.

Al final, ud me contesta con una falacia ad hominem: pues si mi post es tan malo, a ver si tú escribes algo mejor. Seguro lo haré un día, por ahora le escribo a Ud.

PD: No voy a ponerme a definir "cambio" y "mundo". Eso es un jueguito típicamente filosófico y además nos alejaría de lo central, su post, no mi comentario.

VSB dijo...

Quizásno se trate de hacer otros posts en los comentarios, ni de pedirlos. Si no de aportar nuevos datos o argumentos; yendo más allá de lo expuesto en el post que se (des)aprueba.

>Por eso propongo pensar en los argumentos desarrollados en los links que señalaba en el anterior comentario:

(1) La cobertura mediática ha ensalzando una tríada: Dios (que lo ha permitido o ayudado), Patria (Chile movilizada por sus mineros) y ¿? fata el sujeto paciente y agente: el minero que resistió dentro es un servidor catódico una vez fuera (sirve a los que se le acercan, a los que miran...

(2) Porque la McTele, exprsión máxima de comercialización y el mercantilismo mediático) sólo deja espacio a identidades lucrativas, con rentabilidad simbólica y económica... es decir, el aniquilamiento público del sujeto llamado proletariado (tiempo ha, es cierto.. y da para muchos posts y comentarios).

Salud,

VSB dijo...

Otro texto, recién leído. Uno de los pocos que retrata a ese sujeto ausente, el trabajador minero, y a ese responsable de una tragedia sin responsables: la lógica del lucro, el capitalismo desbocado cuyos desmanes pagamos entre todos, mientras contemplamos el espectáculo que encubre los costes sociales, cotidianos, sistemáticos... por sistema. una vez más, privatizan los beneficios, socializan los costos... y nos dan espectáculo.

http://www.anred.org/article.php3?id_article=3770

Publicar un comentario