3 de noviembre de 2010

Corrección política y postporno anticapitalista

Dimes y diretes de la derecha cachonda y la izquierda enervada ante un PP rijoso.
Orgullosamente salidos unos y con paralís erectil (disfuncionales), los otros.
Discursos, nunca cuerpos. Peleas de corrección política. Tongo seguro.
No se dan ni reciben de verdad. Ni siquiera se rozan.

Encontronazos amañados de bocas encendidas por la fría lengua del Poder.
Puesta en escena. Escenas de placer fingido.
Sexo y política mercenarios. Pornopolítica.

El programa de estos días es hardcore: mamadas y pederastia. Todos los medios "serios" exhiben el doble programa. Hot Lips and Asian Teens. Porn stars: un alcalde vallisoletano del PP y Sánchez Dragó. Más que porno, pornopolítica.
Literal, etimológicamente; la política de los cobran.
El sexo oral de quienes lo hacen a sueldo, en las camas redondas de los peepshows en que se han convertido los medios.
Contra toda esta morralla, seguir leyendo para pensar un postporno anticapitalista...

El primer caso de incorrección política, que no acabo de pillar.
El Alcalde de Valladolid (del PP) saludó a Leire Pajín como nueva ministra de Sanidad; calificándola de "chica preparadísima, hábil y discreta", que va a "repartir condones a diestro y siniestro" y cuya "carita" y "morritos" le provoca siempre pensar en "lo mismo". No acabo de pillarlo. Pero las féminas políticas parece que sí. "Avergonzadas" y "tristes" se mostraban las diputadas del PSOE. Más belicosas, como corresponde a quien hace méritos feministas, las compañeras del edil vallisoletano le tachaban de "lamentable" y "grosero". Entre las reacciones destaca la del susodicho, que aclaró el sentido de sus palabras. Dijo haberse referido a un dibujo animado. Osea, que lo que le evocaba la boca de la ministra no era una mamada... ni siquiera un beso de tornillo. ¿O sí?

Todo un maestro del verbo florido, este alcalde polisémico. Un poeta sensible, evocador de símiles sobre belfos no siliconados. Extraordinario éxito el cosechado. Las y los feministas siembran indignación. El respetable, encantado con el juego de pullitas en esta corrida sin sangre ni flujos de entrepierna. Asiste el público a un toreo de salón sobre quién resulta más correcto. Con ganancia segurada del más cínico (etimológicamente, el más preocupado por las apariencias). ¿Qué dibujo animado era el evocado? ¿Por qué el PSOE no exige precisiones? ¿El de Valladolid pensaba en Disney o en una hentai? No lo pillo. No saben cómo pillarle.

El segundo caso implicaría pederastia.
Se ha abierto proceso público contra Sánchez Dragó, el Rocco Siffredi de la exprogresía que exhibe sus proezas heteredoxas financiado a dos bandas por Telemadrid (feudo catódico de los neocon) y el Ministerio de Cultura (cortijo de la SGAE). Después de presumir de haberse "trajinado" a "dos zorritas" japonesas de 13 años, confiesa y se retracta: "Todo fue inocente y amistoso. Apenas hubo contacto físico: cogernos de la mano, mirarnos a los ojos, algún beso furtivo en la mejilla… A eso me refería con lo de trajinar, no a lo otro. Honni soit qui mal y pense…Y eran ellas, siempre ellas, quienes tomaban la iniciativa". 

Repugnante: por demasiado típico y convencional. Primero, en su libro alardea de proeza transgresora, vanagloriándose del libérrimo acto (aunque ahora se presenta casi forzado por las guarrillas) de haber practicado un acto de natura y, a pesar de ello, contra la Ley y el Estado... En fin, echarse el pisto de un trio con dos menores, para después reconocer que había exagerado un pelín... que sólo había sido la puntita, y ni eso: ni el dedito. Para rematar la faena acogiéndose, aclarados ya los actos, a que "en 1995 [año de autos] el límite [para follarse a una niña] se fijaba en doce años". Sade acogiéndose al Código Penal. Cínico insuperable, que le calienta la entrepierna a la burguesía carente de encanto.... y de pudor.

Mientras tanto la izquierda, ante una derecha que domina los géneros más duros del porno ni siquiera concibe el postporno que devorarían las masas. Existen dos líneas de producción por desarrollar:

(a) Fakes (imitaciones falsas) que reutilizasen primeros planos de Deep Throat para alternarlos con los labios carnosos de Rajoy (sólo comparables a los de Leire, sin bigote), susurrando, es un decir, "te voy a (dar de) comer". O un montaje de secuencias de La pequeña de Louis Malle (sobre un prostíbulo que ofrecía a la nínfula Brooke Shields) con las grabaciones sobre las orgías de la Gürtel.

(b) Y, en versión seria, filmar docupornos que rompan el corsé de la verdadera corrección política, traspasando los límites de lo tolerable, con incursiones en el terreno de disputa donde a la derecha se le caen las bragas y a los señores del puro se les encojen los huevos. Editar y programar cintas de sexo donde la verdad surge porque los roles del porno convencional, quién da y quién recibe, se han trastocado. Asistiremos entonces al apogeo snuff , la apoteósica lujuria del capitalismo hegemónico, desnudado en un postporno político con primeros planos de:

* Tortura (no la animal ni la taurina, sino de comisaría española; no en Guantámo o Abu Graif, sino en Euskadi).
* Bocas exigiendo su derecho a la alimentación (no la biológica, sino la básica).
* Violencia cotidiana (de género, claro,... y, sobre todo, por más extensa, la patronal: dos muertos diarios en accidentes de trabajo).
* Homofilia (no entre los del mismo género sexual, sino el más extenso género humano: verdadero sexo entre iguales).
* Abuso a menores (no entre sábanas o sotanas, sino en los centros de reclusión, educación y trabajo).
* Zoofilia (no con animales, sino con humanos prisioneros en jaulas de hierro de la modernidad, que diría Weber).
* DeCrecimientos (abajo todo lo in-sostenible; celebremos crecimientos menores, que caben en más sitios de placer, programemos el decrecimiento que sobreviene al goce verdadero de los anticapitalistas sin viagra).

Prosigan ustedes la lista de postporno anticapitalista, añadiendo sus parafilias favoritas.
Estrategas de la izquierda parlamentaria, para las campañas que se avecinan, rueden pornos caseros, postporno amateur, de amadores.
Despierten el ardor epicúreo de las masas ante el bromuro del sexo y la política de consumo.
Descubran hasta qué punto nos escamotean el airado goce de la transgresión.

3 comentarios:

VSB dijo...

Leed a Carlo Fabretti: "Cultura basura":

Alaska, Albert Boadella, Gustavo Bueno, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Escohotado, José Luis Garci, Luis Racionero y Fernando Savater, han firmado un manifiesto de apoyo a Fernando Sánchez Dragó... SEGUIR LEYENDO: http://www.kaosenlared.net/noticia/cultura-basura

VSB dijo...

Por fin, en vez de machista y falócrata (que, sin duda, lo es) al Alcalde de Valladolid ya le han sacado los colores, por las verdaderas incorrecciones políticas de las que es responsable. Le retratan como un antiguo falangista, para el cual, como es obvio, el municipio es ahora un cortijo:
http://www.diagonalperiodico.net/Javier-Leon-de-la-Riva-un-cacique.html

John Fat dijo...

Alucinante, al fin lo he encontrado. Postporno anticapitlista sobre el Dragó, reciclando con mala baba cintas verdes de nuestros abuelos. Impagable: http://lector-malherido.blogspot.com/2010/11/sorian-film.html

Publicar un comentario