5 de noviembre de 2010

Secuestrar al Papa

Gone with the Pope es una peli que contaba la historia de unos italianos mafiosillos de los años 70 que salen de la cárcel y se van en barco hasta Roma a secuestrar al Papa para pedir, a modo de rescate, un dólar a cada católico del mundo.  El trailer es magnífico:

En la cinta Duke Mitchell y Sammy Petrillo hacen una imitación de pacotilla de la famosa pareja Dean Martin & Jerry Lewis. En 1975, después de vagar con rumbos inciertos y de autoproclamarse “Mr Palm Springs”, Duke Mitchell escribe, dirige, pone música y protagoniza Gone with the Pope. Tras un año de rodaje la peli nunca se llega a terminar, entre otras cosas por falta de dinero y en 1981 D. Mitchell muere sin verla completada.

Catorce años después de su muerte, Sage Stallone y Bob Murawski, fundadores de Grindhouse Releasing (los genios responsables de que vieran la luz obras maestras del exploitation como ésta y ésta) descubren las cintas y Murawski, considerándolas demasiado buenas para dejarlas morir, se pone a editar. Bob Murawski, que ha realizado vídeos musicales para los Ramones o Motörhead, se toma este trabajo como un minucioso artesano y durante quince años le dedica al proyecto todo su tiempo libre y parte de la pasta que ha ganado haciendo Spiderman.

Todo un ejemplo:
* De cultura pop transgresora.
* De provocación e incorrección política progresista.
* Del potencial del reciclaje de proyectos antes abortados.
Un mazazo a la cultura popular domesticada (¿qué grupo musical, director de cine o colectivo plástico están haciendo algo comparable aquí?).
Una respuesta inteligente a la pornopolítica de la clerigalla.
Una alerta: frente al empeño en filmar proyectos "propios" valoremos y completemos los "ajenos".
Leer más en Vice Magazine.

0 comentarios:

Publicar un comentario