9 de diciembre de 2010

“Al que se mueva, gomazo y el que hable directamente al hospital”

Impagable la actuación de la pasma de Gallardón, a un paso del restaurante favorito de Rubalcaba.
Mientras persiguen a Assange, aquí detienen a un periodista freelance en paro. Apalean a sus testigos. A uno casi lo desgracian antes del juicio.
Por estar grabando una reunión pública y pacífica (hasta que llegan los uniformados) de ecuatorianos.
Lo duro comieza en el minuto cinco del video. Hay antecedentes.

¿Queda algo peor por llegar?

1 comentarios:

Tina Paterson dijo...

Alucinante. Tan grave como cutre.

Lo primero: reformar a la policía municipal.
Lo segundo: explicarles a los vecinos del exclusivo y facha barrio del Paseo de Pintor Rosales, que los sudamericanos también son seres humanos. Lo mismo se les había olvidado, y por eso llaman a la policía municipal para que les echen de allí como si fueran ratas.

Snif.
D.

Publicar un comentario