9 de febrero de 2011

Imágenes


Bea, en su tercer envío sobre el tema:
Recibo un mensaje a través de Facebook: “este es un enlace de la gente que murió en la revolución”[1]. Son casi 120 nombres y algunas caras de los que perdieron la vida mordiendole las vísceras al monstruo. Me estremezco cuando veo caras como la de Ahmed Basiony, un artista de 33 años[2](y dejo de escribir porque mis dedos no responden).
Estos días he podido acceder a muchas imágenes y vídeos gracias a Nader, un egipcio de madre canaria que hace unos 10 años decidió buscar una vida mejor en las Islas. Hoy sus ojos son una pantalla y sus manos un teclado. Seguir leyendo.Veo como se mimetiza con el ordenador, así se siente más cerca de los suyos, de los que están en la Plaza Tahrir. Y quiere hablar, comunicar, desgañitarse para que no nos olvidemos de la lucha. Mientras estoy escribiendo estas palabras me llegan más mensajes: “los trabajadores de varios sectores de la sociedad de Egipto se están sumando a un parón apoyando las revueltas”. Es un mensaje de esperanza, aunque teme las represalias si esto no sigue adelante.
Como él estoy segura de que más compatriotas no se despegan de los medios de comunicación, redes sociales y correos electrónicos (estos últimos incluso más fiables, aunque aprovecho para dar mi enhorabuena a la corresponsal de TVE Rosa Molló, una gran profesional). Y es que a la censura impuesta por Mubarak las nuevas tecnologías han respondido como un elefante en una cacharrería: los chorros de información salen a raudales. Si queremos algo más “formal”, hay varias Organizaciones no Gubernamentales como Amnistía Internacional o Human Right Watch que te pueden poner al día. Por cierto, hay un vídeo impresionante[3] de cómo se las traen las fuerzas y cuerpos de seguridad de ese estado en la cárcel de Abu Zabaal.
Nader me comenta que la revolución no está solo en Tahrir, en este enlace se puede ver también como está el ambiente en Alejandría (http://www.aljazeera.net/channel/livestreaming). Me traduce que a través de los altavoces se dice que el sistema está decidido a quedarse cueste lo que cueste, que hay que trabajar más duro y seguir luchando hasta tumbarles y juzgarles.  Que el gobierno quiere aprovechar la ocasión para distraer a la gente con una hoja de ruta para el cambio, pero que el pueblo es el único legitimado. Suez, Aswan o Behera son otros lugares donde la gente sigue clamando ¡basta!
Y me callo por el momento, pero sin quitarme de la cabeza a Julieta Venegas, “he estado escuchando hoy…hacer lo que sentimos y sentir lo que hablamos”.[4]




[1] http://1000memories.com/egypt
[2] http://1000memories.com/ahmed-basiony/memories
[3] http://www.hrw.org/egypt-live-updates
[4] http://www.youtube.com/watch?v=NpBO-AZxpCE

0 comentarios:

Publicar un comentario