2 de febrero de 2011

Vacaciones en El Cairo

Vídeo en directo.
Galería de fotos.

Palabras de Beatriz, desde Canarias:

Cerca de mi casa hay una agencia de viajes. En ella todavía se encuentran carteles que promocionan las bellezas de Egipto. 8 días y 7 noches por mil euros. Menos de lo que tarda un pueblo en echarse a la calle para exigir dignidad. Pero estos carteles parecen haberse quedado obsoletos.
Estos días nos llegan imágenes de turistas que llegan asustados a los aeropuertos españoles a pesar de que a día de hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores ni siquiera ha puesto en marcha un plan de evacuación. Las cámaras graban cómo se abrazan con sus familiares como si hubieran venido del infierno (las revueltas son peligrosas en “occidente”-nos dicen). Permítanme ser cauta con lo que veo. Lo digo porque recientemente en un periódico de las Islas Canarias encontré este titular: “Las revueltas de Egipto y Túnez desvían turistas a Canarias”[1]. No puedo explicar por qué me dio un regusto a podrido el hecho de que quieran sacar tajada de esta manera, como si Egipto fuera ya una economía muerta.
Seguir leyendo...
Estos días también he visto en televisión (defecto profesional) que existe el miedo a que los islamistas puedan llegar al poder. Parece que el mensaje optimista se empieza a transformar en escepticismo. Y es que lo que ha pasado en Egipto nos ha dejado a todos perplejos. Me puedo imaginar la cara que se le quedó al ministro de Exteriores egipcio, Abu Gheit, que dijo tras las revueltas de Túnez que el riesgo de contagio a otros países era absurdo. No entienden que cuando el hambre aprieta y tus derechos han sido apaleados no pierdes nada en salir a la calle a pesar de que las manifestaciones se dispersen con balas reales. Con respecto a los Hermanos Musulmanes, decir que ya en 2008 International Crisis Group aconsejaba al gobierno egipcio que cesara los arrestos arbitrarios a sus miembros y que les dejara participar en la política (porque son considerados por este grupo de análisis internacional como un actor político no violento). Recordemos que no es lo mismo ser islamista que ser talibán. Y si no, obsérvese el ejemplo de Turquía, donde el tan criticado primer ministro Erdoǧan, del partido islamista moderado AKP, ha recomendado a Mubarak que escuche las demandas de sus ciudadanos. Como ha publicado Isabel Romero en Webislam: los gobiernos que funcionan bajo los principios de los derechos humanos son la mejor vacuna contra cualquier extremismo.

Parte de la población de Yemen (el país árabe más pobre), también se ha sublevado. Lo mismo ha ocurrido con Argelia, Siria, Jordania, Omán, Mauritania, Libia o ¡Arabia Saudí! Que por cierto, el gobierno español está negociando la venta de carros de combate a este país. Arabia Saudí los usaría posiblemente para el conflicto que se libra en el norte de Yemen, incumpliendo la ley española 53/2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa.

Igual que Francia tuvo entre algodones a Ben Alí, Estados Unidos ha hecho lo mismo con un Mubarak, que parece pegado a la droga del poder. Lleva más de 30 años y a los que protestan no les vale con que cambie de gobierno: la vieja guardia debe dejar paso a la verdadera democracia. Hagamos un poco de historia: Mubarak, sucesor de Sadat, a su vez sucesor de Nasser (que llegó al poder mediante un golpe de estado) quiso reprimir tanto a los fundamentalistas, que acabó por limitar la libertad de opinión y reducir la democracia. En el sistema egipcio Mubarak ha sido electo electo por sufragio directo cada seis años. Ha podido controlar y estrangular a los partidos políticos, los sindicatos, las asociaciones religiosas a y los medios de comunicación.

Esa represión se ha podido ver en todo el mundo a pesar de la censura tecnológica. Entrar en alguna página web de medios informativos egipcios es prácticamente imposible estos días (inténtenlo en Al-Ahram). Las manifestaciones tienen tres quejas clave: la pobreza, los abusos policiales y la corrupción. Al menos 1.200 personas han sido detenidas en este país por exigir los cambios.

Ese cartel de la agencia de viajes que hay cerca de mi casa promociona los lugares turísticos más destacados de El Cairo como el Museo Egipcio, que una cadena humana protege contra el pillaje. Eso sí, ojo con las informaciones de los medios, ya que según Amnistía Internacional, la acusación de dañar bienes públicos es utilizada a menudo por las autoridades para reprimir la libertad de reunión y negar a los ciudadanos el derecho a la manifestación pacífica.

Creo que en ese cartel deberían incluir un nuevo espacio histórico: la Plaza de Tahir, donde más de un millón de personas claman hoy “abajo Mubarak, todos contra Mubarak”. Parece, además, que tras años en el exilio, Mohammad El Baradei tampoco parece contar con el apoyo de las masas. Esta “marcha del millón” vale más que todas las pirámides juntas porque está hecha del capital más importante: el humano. El del pueblo que lleva en estado de excepción desde 1981. Esperemos que las momias que durante 30 años han maltratado a su pueblo no queden en lujosas vitrinas acondicionadas para su contemplación, sino en sarcófagos. Cárceles que devuelvan la dignidad a un pueblo ejemplar.




[1] http://www.laprovincia.es/economia/2011/01/29/revueltas-egipto-tunez-desvian-turistas-canarias/349934.html

5 comentarios:

VSB dijo...

Toni Negri: "La juventud – fuerza-trabajo cognitiva – es hoy día la verdadera clase trabajadora post-industrial. Dado que es la fuerza-trabajo cognitiva, esta juventud no es impotente, es más, ella tiene los medios para superar la frustración que ha bloqueado a las capas más pobres y ancianos de la población.". Más en, "Carta abierta a un amigo tunecino": http://aucontrapoder.blogspot.com/2011/01/carta-abierta-un-amigo-tunecino.html

Anónimo dijo...

Concentración de apoyo a las revoluciones en Túnez y Egipto. Madrid. Puerta del Sol, el 02-02-11 a las 19:00hs.

Ecologistas en Acción, Izquierda Anticapitalista, Cristian@s de Base, En Lucha, ATTAC, Sodepau-Catalunya, Casapueblos, Solidaridad Obrera, Corriente Roja,Co.Bas , Izquierda Castellana, Plataforma de Apoyo Político al Pueblo Saharaui, CGT, Comité de Solida.

http://www.kaosenlared.net/noticia/concentracion-apoyo-revoluciones-tunez-egipto-madrid-2-febrero-19h-sol

Anónimo dijo...

"Cada móvil es una flor que los dictadores, como está ocurriendo en Egipto, quieren marchitar. En realidad es el efecto 13-M que ya habíamos inventado nosotros contra los que nos querían vender gato por liebre."http://blogs.publico.es/manolosaco/2645/el-efecto-13-m-se-contagia-por-el-mundo/

Anónimo dijo...

Dice y transcribe Juan Torres:

"Recibí unas declaraciones del médico tunecino Moncef Marzouki, un opositor a la dictadura de Túnez que durante los últimos años había vivido exiliado en Francia y que de nuevo ha vuelto a su país, y me siento aún más convencido de que, más tarde o más temprano, como dijo Salvador Allende,"se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre". Dice Marzouki:

"Tengo dos técnicas para mantener una actitud psicológica positiva. La primera es que me digo que el tiempo geológico no es el tiempo de las civilizaciones, que el tiempo de las civilizaciones no es el de los regímenes políticos y que el tiempo de los regímenes no es el de los hombres. Hay que aceptarlo. Si me comprometo en el proyecto de transformar Túnez, con quince siglos de antiguedad, no voy a transformarla en veinte años. Debo aceptar por tanto los plazos del tiempo largo. Y a partir de ahí, no me desanimo, porque mi horizonte no consiste en los próximos seis meses o en la próxima elección presidencial: es el de los próximos cien años, que yo no veré, como es evidente.

Y la otra técnica proviene del hecho que soy un hombre del sur. Vengo del desierto y vi a mi abuelo sembrar en el desierto. No sé si usted sabe lo que es sembrar en el desierto. Siembra en una tierra árida y luego espera. Si cae la lluvia, recolecta. No sé si usted ha visto el desierto después de la lluvia, ¡es como la Bretaña!. Un día, usted marcha sobre una tierra completamente quemada, luego llueve y lo que sigue, usted se pregunta cómo ha podido producirse: tienes flores, verdor...Todo simplemente porque los granos ya estaban ahí...Esta imagen me marcó de verdad cuando era niño. Y, en consecuencia, ¡hay que sembrar! ¡Incluso en el desierto, hay que sembrar!

Y es de esta manera que veo mi trabajo. Siembro y si mañana llueve, está bien, y si no, al menos los granos están ahí, porque ¿qué va a pasar si no siembro? ¿Sobre qué caerá la lluvia? ¿Qué es lo que va a crecer, piedras? Es la actitud que adopto: sembrar en el desierto... ".

VSB dijo...

No os perdáis el duelo de lecturas sobre capacidad "pro-democratizadora" de las TIC en el Islam que propone Seoane:
http://comunicacionpolitica.blogspot.com/2011/02/democracia-no-gracias.html

Publicar un comentario