8 de marzo de 2011

Sentido común

Los expertos de la UE afirman que aminorar la velocidad media de los conductores en sólo cinco kilómetros por hora evitaría once mil accidentes mortales al año en las carreteras europeas, provocando una reducción de la siniestralidad en un 20%. Aunque la implantación del carnet por puntos ha sido determinante para bajar la tasa de nuestro país, parece que la solución más efectiva para que los conductores levanten el pie del acelerador siguen siendo los radares.
Pero instalar radares en todas las carreteras es carísimo. Mucho más que llenar los márgenes de estas mismas carreteras de árboles, como plantean los gerentes del Condado de Norfolk, en el Reino Unido, que han colocado más de 200 grandes árboles muy cerquita de las vías de acceso a cuatro aldeas rurales que tenían un historial problemático de exceso de velocidad.
Sigue leyendo.

La solución es tan simple como recuperar los árboles al borde de la carretera. Sombrita y menos prisas.
Vía cookingideas.
D.

1 comentarios:

VSB dijo...

Qué bonito, Tina. Arbolitos que alteran tus percepciones haciéndote sentir que vas más rápido. Y lo de la pegatina de los socavones, simplemente, genial. Esto sí que es "low cost policies". Si es que no hay nada para pensar como estar en crisis!

Publicar un comentario