29 de mayo de 2011

El rostro del poder, la mierda que hay que hundir

Este es el sinvergüenza, el fascista que dio la orden de desalojar la Plaza de Catalunya.

Felipe Puig es un político de larga trayectoria, un todoterreno, un hombre orquesta. Ha sido consejero de
Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat de Cataluña, portavoz del Gobierno catalán, consejero delegado y presidente del Consejo de Administración de la empresa ADIGSA, consejero de Medio Ambiente de la Generalitat, Director general de Servicios Comunitarios del Departamento de Bienestar Social de la Generalitat de Cataluña. Y ahora es el consejero de Interior de esa misma Generalitat de Cataluña.

Como ven ustedes, decir Felipe Puig es decir polivalencia; más que eso, es, simplemente, omnisciencia, sabiduría absoluta. No cabe duda de que nos encontramos ante un ser extraordinario. El caso Palau comenzó con él, ¿entienden?

Hundamos a estos mierdas.
Hundamos a estos corchos que siempre salen flotando,
en el pozo de inmundicia en que han convertido la política.
Hundirles, sí que una prioridad de Higiene Pública.

0 comentarios:

Publicar un comentario