23 de agosto de 2011

Sobre el Volcán

En Islandia la literatura se cocina con lava.
Y si el volcán no escupe, el hielo también quema.
Antes de ayer (no dio para postear antes) pasé el día con el poeta gallego Elías Portela. Un viento fresco (que no gélido) de una potencia lírica, fraguada desde este otro Finisterre: "Acaba el mundo y comienza Islandia".
Un lugar donde reinventarse, donde ensayar el s.XXI, con las espaldas cargadas de literatura nórdica medieval. Un trovador que cita a Lhasa y a los provenzales, que habla el feorés y mi lenguas más, que recita en islandés y galego, salpicando con cantos a capella tangos de Cangas y muiñeiras con letras de las sagas.
Dentro de unas horas, le filmaremos una entrevista en el antiguo antro frecuentado por Björk (reducido hoy a un café donde puedes llenar la taza de café hasta reventar).
Elías escribe en galego con el apellido Portela y como E. Knörr en islandés. Le han elevado al Parnaso islandés sin saber que era extranjero. Quería gustar por su escritura no por su condición de minoría. Todo un ejemplo de honestidad, coherencia y dignidad.
Apenas conocido en Galiza, tres libros le han situado (según Poetry Review), como uno de los tres mejores poetas de la isla: Imaxes na pel, Cos peitos desenchufados e Mariñeiro con cabalos matutinos baixo o vestido. Le leen la presidenta islandesa y su novia. No sé por qué vosotros aún no. ¿Te atreves? A imaginar imágenes dérmicas, a desenchufar tu pecho, a levantarle el vestido al marinero... Aquí puedes empezar.

0 comentarios:

Publicar un comentario