4 de septiembre de 2011

El mejor partido

Aprovechar la crisis para, tras el desastre, hacer de la política algo (a) honesto y (b) divertido.
A combinar The Best Party en la política municipal (desde aquí, bien que lo intentó Tina), con The Movement en el Parlamento. El triunfo the "los mejores" ha sido mayor al alcanzar la alcaldía de Reyjkyavik (2/3 de la población islandesa).

Su mensaje: "transparencia sostenible". Han prometido incumplir sus promesas (como todos), pero dando la cara y enseñando las mangas (como nadie hace). Radicalismo pragmático, pragmatismo radical. La política, como el arte de lo posible, pero sin trucos. A fondo. A las raíces.

Dan ejemplo. Gente normal haciendo política. Si los expertos nos han llevado hasta aquí, ellos nunca lo podrán hacer peor.
Prometen no aburrir. Que es distinto a entretener, a marear la perdiz, al poco pan y al pésimo circo de ahora.

Prueba de ello: el trailer de la película, presentada en Tribeca este verano. La sala de cine que la proyecte, se forra. La ofrecen en los vuelos de Icelandair.



Si no has entendido nada, sigue leyendo.


¿Qué no se entiende?
- Si la infosátira (el Wyoming y derivados) bate a los telediarios (y no digamos a los spots electorales), ¿por qué no presentar a un cómico y sus colegas, cargados de buenas intenciones?
- Quien confunda a Gnarr con Cicciolina es que no le ha escuchado en la película hablando de lo serio y competente que demuestra ser criando cinco hijos, uno de ellos "con problemas".
- Se acerca más al Coluche que, apoyado por gentes como Deleuze, se presentó a las presidenciales francesas en los 80. Era antes de que el humor negro (de fascio) del Frente Nacional comenzase a ser una broma ya demasiado pesada.
- Y ese era nuestro miedo antes de ir a Islandia, que el Best Party significase un paso más en la degradación y deslegitimación de la política; abriendo paso a la bestia y no a la participación popular.
- No parece ser este el caso. Su lenguaje es amable (la peli acaba convocando a instaurar el día del saludo y el buen deseo). En vez de cinismo o desafección políticos, provoca ternura, afecto por el prójimo, buen rollo. Con los oponentes políticos no recurren a la sátira, sino simplemente a la muestra de aburrimiento ante su convencionalismo e incompetencia. No incurren en el sectarismo: distinguen personas y partido, propio y ajeno. Hacen política personalizada, pero en colectivo. Gnarr es el hombre común de la calle, rodeado de sus amigos de toda la vida.
- Magnus Bjorn Olafssun, uno de los activistas más señalados de la revolución y desencantado con The Movement, defendía en su lugar al Best Party: no se arrogan en exclusiva el papel de víctimas (condenadas, por tanto, a serlo y permanecer como tales). Ni juegan a la falsa dicotomía entre pueblo y poder, erigiendo monstruos, a Los Otros (banqueros, especuladores...) que, como si fuesen otra especie, permiten abdicar de la responsabilidad cuando las cosas van mal. La ciudadanía, por tanto, no se presenta como aquello que siempre encaja en la imagen que uno tiene de ella y, en el fondo, de sí mismo. Es lo que tiene la auto-ironía, te pone en tu sitio, nunca por encima.

La integridad política, para el Best Party, arranca de su reivindicación del derecho a equivocarse e intentar nuevas cosas. Pudiera sonar a ZP. Pero nada más lejano. Las decisiones que se adoptan no se escudan en presiones imponderables o en la ausencia de alternativa o en la amenaza de otro colapso. Al contrario, integridad es honestidad: reconocer las limitaciones y los errores, la parte de responsabilidad, pedir perdón y buscar alternativas de consenso, públicamente, exponiéndose al castigo, sin rehuirlo. Porque, en el fondo, sería una bendición: volver a la vida privada y poder demostrar allí que se es el mejor. No líder, sino padre, currante, poeta o contador de chistes.
The best party es política fuera de lo común, hecha por gente común.

3 comentarios:

VSB dijo...

¡Ah! Se me olvidaba, su serie favorita: THE WIRE; su personaje: OMAR. Como Obama, pero... contundente: no admite votos, ni candidatos que no la hayan visto.

VSB dijo...

Y comienza en Espain el desmontaje del mito islandés... estamos trabajando en una respuesta, la habrá:

http://www.elsentidodelavida.com/2011/09/el-lado-oscuro-del-milagro-islandes.html

Quizás sirva para enmarcar la postura evidenciada en el tema económico, la que el bloguero muestra sobre el amor, la obesidad y el mercado:
http://www.elsentidodelavida.com/2008/12/navaja-de-ockham.html

Aunque la de su nuevo destino y la lucha anticorrupción resulte de lo más interesante:

http://www.elsentidodelavida.com/2010/11/asi-lucha-finlandia-contra-la.html

JLV dijo...

Docu flipante, vía Moriche... revueltas de 2009, desde abajo

http://www.bizzentte.com/2011/09/dios-bendiga-a-islandia-god-bless-iceland-2009-documental-denuncia-vose/

Publicar un comentario