23 de octubre de 2011

Encapuchados catódicos

¿Quién ha llorado a Carlos Alonso Palate y a Diego Armando Estacio?
¿Quién ha visto en las teles una foto de los casi sesenta heridos y muertos de los GAL?


Quienes recuerden la identidad de los susodichos,
y a las víctimas innombrables: sin patria ni siglas
son de la única nación que habito.


Nos reconocemos en la auténtica derrota:
el fuego cruzado de los encapuchados, como único discurso de paz,
y sus obscenos desfiles de la victoria, incluso antes del asalto electoral.

0 comentarios:

Publicar un comentario