29 de noviembre de 2011

La Hermandad Campechana

Inclinaos ante el desmesurado Poder de… ¡La Hermandad Campechana!
Por Guillermo López García

Hace unos días se hizo público el descontento de la Casa Real con un videojuego de Marvel en el que el supervillano Magneto aparece vestido con el mismo uniforme de gala que luce ocasionalmente SM Juan Carlos I de Borbón y Borbón, o, como es más conocido entre el vulgo, “Campechano”. En LPD hemos visto la llamada de la oportunidad y nos hemos dado cuenta de que, en realidad, la comparación tampoco está tan fuera de lugar. Y no sólo entre el Rey y Magneto, sino también en su entorno más inmediato: la Hermandad de Mutantes Diabólicos de Magneto y lo que podríamos denominar “el juancarlismo” o “el entorno de la Zarzuela”. He aquí la Hermandad Campechana.

Perdón:

¡¡¡¡CONTEMPLAD A LA HERMANDAD CAMPECHANA, TRISTES MORTALES QUE PAGAN IMPUESTOS!!!!


Magneto / Campechano
Magneto es el líder de la Hermandad de Mutantes Diabólicos. El Amo del Magnetismo puede controlar cualquier metal. Nuestro Campechano, por otro lado, tiene el superpoder de atraer cualquier metal precioso. La principal debilidad de Magneto es el riesgo de ser controlado mentalmente, sobre todo por parte de su archienemigo,el Profesor Charles Xavier. Para evitarlo, Magneto lleva un absurdo casco de metal que, por razones que no vienen al caso, impide que los telépatas puedan acceder a su mente.
El Campechano, por su parte… Bien, el Campechano tiene muchas debilidades, pero como tiene también un artículo de la Constitución que dice que la persona del Monarca es inviolable y no puede ser juzgada, … ¡que disfrute de su impunidad!
Ambos reúnen a su alrededor, dado su carisma y magnetismo personal (¡Ja, ja! ¿Lo pillan? ¿Lo pillan?), a un buen número de secuaces:
Dientes de Sable / Mario Conde
Dientes de Sable es un agresivo mutante asesino. Tiene un esqueleto y garras de adamántium, metal indestructible, y además un factor curativo que le permite recuperarse prácticamente de cualquier daño. Archienemigo de Lobezno.
Mario Conde, por su parte, fue el modelo de triunfador español de la segunda mitad de los ochenta. Tiburón de las finanzas, se hizo con el control de Banesto, y desde ahí entabló una amistad privilegiada con el Campechano, que incluso llegó al extremo de que SM Juan Carlos I llamase por teléfono a Gustavo Villapalos, rector de la Universidad Complutense, para conseguir que esta Universidad nombrase a Conde Doctor Honoris Causa.
Poco después de tan notable acontecimiento, Banesto fue intervenido por el Banco de España y Conde, correlativamente, comenzó a ser borboneado por el Monarca. Conde ingresó en la cárcel, donde pasó varios años (fenómeno que nos encontramos habitualmente en muchas amistades de Su Majestad). Salió del trullo, escribió sus memorias y se convirtió en tertuliano de Intereconomía (que para algo la financia).
Unus el Intocable / Emilio Botín
Unus el Intocable posee un campo invisible alrededor de su cuerpo que le permite repeler cualquier cosa. ¡Nadie puede tocarle!
Emilio Botín, por su parte, siempre ha salido indemne de cualquier proceso judicial que se haya iniciado contra él. Incluso si alguna vez la justicia se atreve a tocar a algún colaborador suyo, como Alfredo Sáenz, presidente de Banesto, allí estará el Gobierno español para indultarle. ¡Nadie puede tocar a Don Emilio!
Mente Maestra / José Luis Rodríguez Zapatero

Mente Maestra es un supervillano con el poder de hacer experimentar a los demás visiones y mundos que no existen como si fueran reales. Rodríguez Zapatero, por su parte, afirmaba con énfasis haber visto cosas como los brotes verdes o el pleno empleo. Zapatero, como todos los presidentes del Gobierno (salvo Aznar), ha tenido siempre una excelente relación con el Monarca, por la vía de no cuestionar los gastos de la Casa Real y sonreír mucho.
La Mole / Mariano Rajoy

La Mole es un enorme supervillano cuyas capas de grasa le hacen inmune a la mayoría de los ataques. Si está en contacto con el suelo genera un campo de gravedad que lo convierte en un objeto prácticamente inamovible. Mariano Rajoy… Bueno, ya saben Ustedes perfectamente la capacidad que tiene para resistir en el sillón, contra viento y marea, y esperar a que los demás se cansen. ¡Cuando otros se rinden, él sigue ahí, sin hacer nada, esperando el momento adecuado para seguir sin hacer nada!
Sebastian Shaw / Florentino Pérez
Sebastian Shaw, Rey Negro del absurdo “Club Fuego Infernal” (malvado Club de supervillanos maléficos). Puede absorber cualquier forma de energía. Ayudó a construir los siniestros Centinelas, robots especializados en detectar y eliminar a mutantes. Florentino Pérez, por su parte, es el Presidente del Real Madrid y empresario de éxito. Tiene el superpoder de atraer a cualquier poder político o empresarial al palco del Santiago Bernabéu y, una vez allí, hacer negocios con ellos. Construyó el MEMYUC (Mejor Equipo del Mundo y del Universo Conocido).
Emma Frost / Bárbara Rey
Emma Frost, Reina Blanca del ya mencionado Club del Fuego Infernal, posee poderes mentales con los que puede leer la mente de las personas, así como manipularlas a su antojo. Bárbara Rey, por su parte, no sabemos si puede hacer eso, pero tiene el superpoder de grabar en vídeo determinadas escenas, o eso dice. Y es mencionar, por parte de Bárbara, que tiene unas cintas grabadas de noséqué en un lugar seguro y que le lluevan las ofertas de trabajo. En 1997, Bárbara Rey denunció que el CESID, por orden de Manuel Prado y Colón de Carvajal (uno de los mejores amigos del Monarca), había intentado robarle unas cintas que tenía ella sobre noséquién; pero que no habían podido (¡uuufff!¡Qué alivio). De manera que, acto seguido, Bárbara comenzó a salir en la tele y Canal 9, siempre presto a complacer, le dio un absurdo programa de cocina para su mayor gloria y solaz.
Lorelei / Sabino Fernández Campo

Lorelei tiene el superpoder de anular la voluntad de todos aquellos que escuchen su embriagador canto, siempre y cuando sean del sexo opuesto. Por su parte, el que fue durante muchos años mano derecha del Monarca en la Zarzuela, Sabino Fernández Campo, levantaba el teléfono y ordenaba a todos los medios de comunicación españoles exactamente qué debía decirse, y qué no, de la Familia Real. En cambio, sus llamadas no tenían efecto con los medios de comunicación extranjeros o antiespañoles (escritos en catalán y vasco, cosas así).
Sapo / Jaime Peñafiel

Sapo era una especie de asistente personal de Magneto en la Hermandad de Mutantes, complaciente y servil como el que más; hasta que un buen día, harto de los desplantes del Amo del Magnetismo, decidió traicionarle y sus caminos se separaron. Jaime Peñafiel, por su parte, rivalizaba con la mismísima Mábel Galaz (y con Pilar Urbano, y con el ABC en pleno con Luis María Anson al frente, y…) como el periodista más pelotillero de la Familia Real, hasta que un día infausto decidió afear la conducta de Su Majestad al consentir que una plebeya como Letizia Ortiz se casase con el Príncipe Heredero, momento en el cual fue expulsado del Paraíso.
El Hombre Múltiple / Los Albertos

El Hombre Múltiple puede generar duplicados de sí mismo que también controla con la mente para cometer sus crímenes y acciones perversas. Los Albertos trapichearon en un sinnúmero de empresas de las que eran accionistas de referencia, contando con el comodín de la llamada (de Campechano al juez, en su caso) que les salvaría in extremis de cualquier consecuencia judicial, como así fue durante años, con recursos de amparo y absoluciones del Tribunal Constitucional incluidas. Actualmente, los Albertos esperan su indulto del Gobierno por uno de los pocos casos que se les han escapado de las manos, en la confianza de que a ellos también les harán un Alfredo Sáenz
Pero no sólo de aliados viven personas como Magneto y el Monarca. Lo más importante es, siempre ha sido, la familia:
Mercurio / el Príncipe Felipe

Mercurio es el único hijo varón de Magneto. Puede moverse a velocidades supersónicas. Por lo demás, destaca por su insufrible personalidad. Arrogante, soberbio e intolerante con los demás, siempre está dispuesto a manifestar su desprecio a todos aquellos que se le acerquen. El Príncipe Felipe, por su parte, no es que pueda moverse a supervelocidad, pero en lo otro sí que se parece bastante a Mercurio. El mayor drama de Juan Carlos I: ¡su hijo no es Campechano!
Mística / Letizia Ortiz

Mística puede adoptar el aspecto físico, incluida la voz, de cualquier persona. Letizia Ortiz comenzó siendo una republicana progre casada por lo civil, se divorció, prosperó en TVE de la mano de Alfredo Urdaci y acabó casándose por la Iglesia, en la catedral de La Almudena, con el Príncipe Felipe (“Todo legal, todo legal”, pueden Ustedes imaginarse a Rouco si alguien le inquiría sobre aquello de casarse después del divorcio).
La Bruja Escarlata / La Infanta Elena

La Bruja Escarlata es la hija de Magneto, y tiene el poder de alterar la realidad. La Infanta Elena… No, pero es hija de nuestro Campechano. Las coincidencias entre ambas, en todo caso, aumentan si nos fijamos en sus respectivos matrimonios.
La Visión / Jaime de Marichalar
La Visión es un androide creado por un archienemigo de los Vengadores que acaba volviéndose bueno. La Bruja Escarlata se enamora de él, por surrealista que pueda parecer (recuerden: poderes de alteración de la realidad), pero al final la cosa acaba por no funcionar y finalmente se separan.
Jaime de Marichalar habla, se mueve y viste de forma muy parecida a la Visión y además Elena y él acabaron experimentando un “cese temporal de la convivencia” que un par de años después se acabaría convirtiendo en divorcio.
El Juggernaut / Iñaki Urdangarín
El Juggernaut es el hermanastro del Profesor Charles Xavier. En la Guerra de Corea, ambos se dedican a explorar una cueva, porque así son las cosas en las guerras. En dicha cueva encuentran una gema de un Dios, o algo así, que contiene la “terrible maldición del Cyttorak”, destinada a aquel que la toque. Por supuesto, el hermanastro semimalvado toca la gema de marras, y se vuelve malvado del todo. La maldición consiste en volver superfuerte, inmortal e invulnerable a aquél que la recibe (lo cual nos muestra que esta maldición es de la misma especie que la de aquellos que sufren la carga del poder, la responsabilidad de mandar sobre los demás). Y, sobre todo, otorgarle una característica muy peculiar: una vez se pone en movimiento, nadie puede pararle. Así es conocido: “Nadie puede detener al Juggernaut”.
Iñaki Urdangarín, por su parte, era un deportista de éxito, jugador de balonmano profesional que destacaba sobre todo en el aspecto defensivo. Una vez se casó con la Infanta Cristina, hija menor del Campechano, el enorme poder e influencia de su suegro le otorgaron un impulso irresistible, con lo que Urdangarín se dedicó a vivir del cuento y obtuvo dinero a espuertas de las administraciones públicas a cambio de saraos absurdos y totalmente irrelevantes, montados por el propio Urdangarín, en el que las facturas se hinchaban hasta límites surrealistas para aumentar el beneficio del yernísimo. El dicho, muy similar: “Nadie puede detener a un miembro de la Familia Real”.
Pero Urdangarín olvidó una cosa: la pertenencia a la Familia Real, como ya le debería haber demostrado la experiencia de Jaime de Marichalar, no es un estado irreversible. En efecto, actualmente Urdangarín está siendo Borboneado, y por eso será imputado, los medios le atacan y nosotros sabemos que hacía eso de las facturas.

Tomada a pelo de lapaginadefinitiva.com.
D.

0 comentarios:

Publicar un comentario