29 de diciembre de 2011

Al nuevo Ministro del Interior se le manifiesta Dios, ¿sacará a los antidisturbios?


1997 fue el año en que el Señor dijo: “Hasta aquí hemos llegado. O caixa o faixa”. Pero mi camino de retorno empezó en 1991.
Seis años antes.
-Ya he dicho que mi conversión fue más agustiniana que paulina, que me hice mucho de rogar.
¿Qué pasó en 1991?
-Me encontraba de viaje oficial en Estados Unidos, invitado por el Departamento de Estado. Un fin de semana nos llevaron a Las Vegas. Allí, por medio de un gran amigo, que sin duda fue un instrumento de la providencia de Dios, Él salió manifiestamente a mi encuentro. Lo recuerdo y pienso en san Pablo: “Donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia”.
¿Lo dice por usted o lo dice por Las Vegas?
-Lo digo por mí y lo digo por Las Vegas.
¿Es fácil tener presente a Dios en el Congreso de los Diputados?
-Aunque parezca que le hayamos cerrado la puerta, aunque a veces no lo queramos ver o escuchar, tengo la íntima convicción de que Dios está muy presente en el Congreso. Las Cortes son el órgano legislativo del Estado y Dios, el gran legislador del universo. 
¿Cómo vive la política?
-Como un magnífico campo para el apostolado, la santificación y el servicio a los demás, como mi vocación personal y específica, el lugar donde Dios quiere que esté. Para un católico, dedicarse a la política, aquí y ahora, es un reto apasionante.

Jorge Fernández, nuevo ministro del Interior, en una reveladora entrevista con el director del semanario Alba, del Grupo Intereconomía
// Fernández, en otra entrevista con Salomé García en El Periódico, en 2002: “Reencontrar a Dios ha dado un nuevo sentido a mi vida

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Rechiflante, hilarante si no fuese sangrante que este pavo pastoreará a los uniformados que nosotros pagaremos por limpiarnos de las plazas y las calles.

Publicar un comentario