27 de diciembre de 2011

Joselito asesinado en Islandia.


Tres novelas de crímenes, escritas por Arnaldur Indridason: La mujer verde. El hombre del lago. La voz. En el viaje a Islandia de este agosto (véanse las entradas con esa etiqueta) me tragué las tres, firmadas por quien se supone es el escritor islandés más leído en todo el mundo. Os lo recomiendo en estas fechas, especialmente La voz: encuentran a Santa Claus asesinado en el cuartucho del hotel de lujo donde trabajaba. Aparece sentado en su cama, con los pantalones bajados, en medio de una fellatio que no acabó de gozar. A partir de este "cristmas" se relata su trayectoria truncada de niño prodigio, nos introducimos en el mundo del coleccionismo y los clubs de fans artistas infantiles, cuasi-pederastas. El guía que nos lleva por esos submundos habla desde una de las habitaciones del propio hotel, ya que no tiene otro sitio donde pasar las Navidades. Se trata del inspector Erlendur Sveinson, uno de los detectives más desesperados y nihilistas de todos los tiempos. Y, sin embargo, también una de las mejores personas, de los seres más sufrientes y buenos, que uno se ha encontrado en la novela de serie negra.
Este señor ya mayor es de esos que andan en una “edad difícil”. Supongo que más difícil de llevar si apenas conoces a los hijos que abandonaste con su madre cuando apenas tenían años para recordarte. Una madurez en principio nada interesante en su presente, pero arrebatadora y arrebatada en cuanto a su pasado trágico: el origen de todas las tragedias, que se desvela poco a poco en cada novela.

Léanse si han de escoger una, La voz, que sería como una novela sobre el asesinato de Joselito. Muy recomendable si van a pasar alguna noche en un hotel estas navidades. Recuerden con desagrado al icono de Torrente cuando conozcan a Sveinson. Piensen en cómo la falta de memoria histórica del primero es historia revivida cotidianamente por el segundo. Oponga la psicología plana del “apatrullero” a los pliegues del madero islandés. Compare la erotomanía pajillera del seguidor del Fari y el sexo tierno y desesperado del inspector de Reikjavik.

Las obras de Indridason, un periodista con ínfulas de historiador, crítico literario y cinematográfico (perfiles presentes en tres de cada cinco periodistas islandeses) responden a una labor de reporterismo con trasfondo histórico. Textos muy nutricios para cualquiera que sueñe con la revolución islandesa, esté enganchado a Björk o Sigur Ross… o simplemente se plantee visitar esa isla de hielo y fuego.

Léanse La voz estas navidades, mirarán a los Papás Noeles con otros ojos. Y ataquen luego la casi insoportable La mujer de verde, uno de los relatos de violencia doméstica más insoportables jamás escritos, ambientado en la “ocupación” norteamericana, entre barracones militares y amores de mercado negro. Completen luego el recorrido histórico con El hombre del lago. De los libertadores gringos en las posguerra gélida de Islandia pasarán a las juventudes del partido comunista islandés en una historia de espías convertidos en amantes bígamos y representantes comerciales.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Xavier Moret


Islandia consiguió acabar con un gobierno corrupto y parásito. Encerró a
los responsables de la crisis financiera en la cárcel. Empezó a redactar
una *nueva Constitución* hecha por ellos y para ellos. Y hoy, gracias a la
movilización, será el país más próspero de un occidente sometido a una
tenaz crisis de la deuda. Es la *ciudadanía islandesa*, *cuya revuelta en
2008 fue silenciada en Europa por temor a que muchos tomaran nota*. Pero lo
lograron, gracias a la fuerza de toda una nación, lo que empezó siendo
crisis se convirtió en oportunidad. Una oportunidad que los movimientos
altermundistas han observado con atención y lo han puesto como modelo
realista a seguir.

Desde En Positivo, consideramos que la historia de Islandia es una de las
más buenas noticias de los tiempos que corren. Sobretodo después de saber
que según las previsiones de la Comisión Europea, este país del norte
atlántico, cerrará el 2011 con un crecimiento del 2,1% y que en 2012, este
crecimiento será del 1,5%, una cifra que supera el triple que la de los
países de la zona euro. La tendencia al crecimiento aumentará incluso en
2013, cuando está previsto que alcance el 2,7%. Los analistas aseveran que
la economía islandesa sigue mostrando síntomas de desequilibrio. Y que la
incertidumbre sigue presente en los mercados. Sin embargo, ha vuelto a
generar empleo y la deuda pública ha ido disminuyendo de forma palpable.

Este pequeño país del periférico ártico rechazó rescatar a los bancos. Los
dejó caer y aplicó la justicia sobre quienes habían provocado ciertos
descalabros y desmanes financieros. Los matices de la historia islandesa de
los últimos años son múltiples. A pesar de trascender parte de los
resultados que todo el movimiento social ha conseguido, poco se ha hablado
del esfuerzo que este pueblo ha realizado. Del límite que alcanzaron con la
crisis y de las múltiples batallas que todavía están por resolver. Sin
embargo, lo que es digno de mención es la historia que habla de un pueblo
capaz de comenzar a escribir su propio futuro, sin quedar a merced de lo
que se decida en despachos alejados de la realidad ciudadana. Y aunque
sigan existiendo agujeros por llenar y oscuros por iluminar.

La revuelta islandesa no ha causado otras víctimas que los políticos y los
hombres de finanzas. *No ha vertido ninguna gota de sangre*. No ha sido tan
llamativa como las de la Primavera Árabe. Ni siquiera ha tenido rastro de
mediática, pues los medios han pasado por encima de puntillas. Sin embargo,
ha conseguido sus objetivos de forma limpia y ejemplar.

Hoy por hoy, su caso bien puede ser el camino ilustrativo de los indignados
españoles, de los movimientos de Occupy Wall Street y de quienes exigen
justicia social y justicia económica en todo el mundo.

VSB dijo...

Nos tuestan en Rebelión, gracias:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=143023

Publicar un comentario