6 de febrero de 2012

El frontón Beti-Jai, reflejo del Madrid olímpico

La semana de presentación del logo por la candidatura olímpica de Madrid 2020 ha sido también la semana del sonrojo español y del eco internacional ante otra oportunidad perdida, ha sido la semana del debate continuo, e incluso de las solicitudes de enmendar una imagen que siempre nos parecerá una broma. Cuesta asimilar que una propuesta gráfica y corporativa semejante cuente con el aval de las instituciones madrileñas, las mismas que hoy se quejan del apoyo popular. ¿Pero con qué criterio, con qué sensibilidad desean nuestros gobernantes vender la imagen olímpica de Madrid – y la marca España, por ende – si ni siquiera velan por el patrimonio cultural y deportivo de su ciudad?



Supe de la existencia del Beti-Jai en 2008, un día después de que un incendio en sus instalaciones le costase la vida al guarda de seguridad que lo custodiaba. Esta joya oculta en forma de frontón neomudéjar, levantada en la calle Marqués de Riscal nº7, constituye el único representante de su estilo en el mundo, y cuenta con el dudoso honor de reflejar los vaivenes políticos e intereses especulativos madrileños desde su inauguración en 1894. Imaginemos cuál será el grado de implicación de las autoridades competentes en cultura y patrimonio si durante décadas y sólo hasta 2011, cuando fue declarado Bien de Interés Cultural, su integridad estuvo siempre pendiente de un hilo con planes incluso para ser reconvertido en hotel de lujo, a la sombra del caso Malaya.

Pero la batalla final por la recuperación de este solemne ejemplo de arquitectura del hierro no ha terminado, y cuenta con serios y aguerridos protectores. Desde la Plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai de Madrid, se suceden los ecos que delatan la falta de respuesta administrativa tras el nombramiento de BIC, y denuncian el escaso interés de las autoridades de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, que desde entonces ni siquiera han visitado el solar. A pesar de la protección oficial con la que ya cuenta el frontón de pelota vasca, se respira cierta desconfianza, y los miembros del colectivo no cesan en su empreño de reclamar que la empresa que se encargue de su gestión, ya sea pública o privada, se responsabilice de la rehabilitación integral que el edificio merece, y recupere el uso original para el que fue ideado. Con experiencias como el derribo del Estadio de Vallehermoso y la desaparición de su excelsa piscina al aire libre, también en el distrito de Chamberí, habrá que seguir de cerca el transcurrir de estas reivindicaciones. ¿Desde cuándo se ha preocupado este Ayuntamiento por sus instalaciones deportivas?







No es la primera vez que planteamos hasta qué punto el olvido y el continuo lamento de carencia presupuestaria justifican el raquítico plan de las autoridades competentes en materia de preservación y revitalización de la memoria y el patrimonio histórico y cultural de Madrid. Con un poco de suerte tal vez se revise el desafortunado aunque ya notorio logotipo, pero mientras el Beti-Jai siga siendo el reflejo de la desidia, el maltrato y la displicencia con la que se mira en tantas ocasiones la herencia de mi ciudad, mi interés por la candidatura olímpica queda supeditado a otras decisiones institucionales que realmente reviertan positivamente en el patrimonio cultural y deportivo de la ciudad. Ojalá se sume a esta iniciativa algo más que un golpe de suerte y lleguen tiempos mejores en los que por fin este bello frontón haga honor a su nombre en euskera para acudir a sus gradas a celebrar que “siempre es fiesta”.

Dos conceptos:



Bien de Interés Cultural: Máxima protección que la Comunidad de Madrid otorga a un edificio.
Patrimonio de la Humanidad. La UNESCO establece que para que un bien sea considerado Patrimonio de la Humanidad ha de ser único por valores tangibles (como su expresión arquitectónica) e intangible (como el Juego de la Pelota). Y además ha de estar en uso, respetando el funcionamiento original para el que fue creado. Esto es, no puede ser un frontón de pelota vasca reconvertido en hotel de lujo.

Artículos y recursos en internet:
Plataforma Salvemos el frontón Beti-Jai de Madrid. Igor González coordina esta nueva web actualizada con un blog, una hemeroteca, archivo fotográfico, vídeos y la campaña de recogida de firmas a través de una petición pública para salvar el edificio. El antiguo site ya reivindicaba la restauración del frontón para la candidatura de Madrid 2016.
Betijaimadrid en Facebook.
@betijaimadrid en Twitter.
Beti-Jai en Wikipedia.
El Beti-Jai se salva del pelotazo. El País, 20/02/2011
Beti Jai, “el Vaticano de Las Pelotas”. ABC, 01/02/2011
Referencias en Madridiario
Homenaje al Frontón Beti Jai. Blog Historia urbana de Madrid, 30/01/2011
El Beti-Jai en el cine: Trailer de “Madrid”, de Basilio Martin Patino, 1987


Artículo de sacado de germanicoelemento.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si al final se reconstruyese, ¿quién gestionaría el frontón? ¿podría haber campeonatos de pelotaris "profesionales" en Madrid?

Tina Paterson dijo...

NO hay nada previsto, ni por parte de la propiedad, ni por parte de la administración... Vamos que el estado lo hemos creado para dar pasta a los bancos, no para estas nimiedades del patrimonio histórico común, parece ser.

Publicar un comentario