20 de abril de 2012

Bienvenido, Mr. Defraudador

Desde Polónia, el esperpento estatal narrado desde la periferia. Bonificación a quienes nos han traído hasta aquí. Y el despropósito de seguir cavando más hondo en el abismo de este capitalismo de casino. Cuesta reírse, pero hay que seguir haciéndolo. Carcajadas contra sus bofetadas, pero sin poner la otra mejilla.

0 comentarios:

Publicar un comentario