4 de junio de 2012

Apple, el cartel de Tío Pepe y mentir por mentir a la ciudadanía


Se ha descubierto lo que muchos ya nos olíamos desde hace meses: que el cartel de Tío Pepe no iba a volver nunca más a la Puerta del Sol. Se firmó en el momento en el que Apple alquiló el edificio -fue una de sus condiciones- y tanto los propietarios del inmueble -la familia Díaz Estrada- como el Ayuntamiento lo habían ocultado hasta esta fecha.

Recreación del edificio, con corte oportunoLo grave de este anuncio no es que desaparezca un icono de Madrid que, al fin y al cabo, representaba a una empresa privada. Lo realmente preocupante es que las autoridades oculten sistemáticamente cualquier información al ciudadano, ante el temor de que no la pueda digerir con benevolencia. El Ayuntamiento de Madrid sabía cuando publicó su nota de prensa Tío Pepe inicia una nueva vida, en diciembre, que el anuncio no volvería a Sol. Lo conocía porque su área de Urbanismo aprobó el proyecto de Apple, al igual que su Junta de Gobierno. Sin embargo, decidió no comunicar esta información sensible a nadie. Meses antes había afirmado que volvería “hacia finales de otoño, previsiblemente”. Luego, en su nota de prensa, recreó la futura Apple Store de Sol cortando la parte de arriba del edificio.
Recreación del edificio, con corte oportuno

Las instituciones públicas se han acostumbrado tanto a no comunicar nada a sus representados que llevan esta práctica al extremo más absurdo. Si Apple se iba a cargar al Tío Pepe, lo normal era que lo comunicaran tal cual y asumieran las eventuales críticas. Tampoco imaginamos manifestaciones a favor de que se reinstalara el cartel. Pero, en lugar de eso, se pretendía ocultar hasta el día de la reinauguración del edificio.

Lo peor de todo es que, si hasta una anécdota como esta se oculta, nos preguntamos qué estará callando el Ayuntamiento sobre las cosas que realmente son importantes para la ciudadanía. Miedito.

De http://www.madridmemata.es/
D.




1 comentarios:

VSB dijo...

Es el signo de los tiempos, el de Apple digo. Es el régimen que padecemos, la pseudocracia: el gobierno de la mentira (pseudo, en griego)

Publicar un comentario