29 de junio de 2012

Del amor y la revolución

Alain Baidou, en The Guardian, hace mes y medio me anima a seguir con mi pedagogía cursi. Hace décadas que invoco la democracia como el amor: "un punto de partida y nunca de llegada", "hoy siempre más que ayer y menos que mañana". Os ofrezco un listado de frases, que os servirán para camelar a vuestr*s churris y animar vuestras luchas políticas. Sirven tanto para un roto como para un descosido, en cualquiera de esos dos terrenos: el nido de amor y el campo de batalla ¿O son lo mismo?.

Habla un maoista, nacido en el 34, crítico acérrimo de Sarkozy y del "cretinismo parlamentario". Un Hassell pero más, mucho más al margen y a la izquierda. Aunque a algunos les sonará a un currillla dando clases de catecismo a jóvenes matrimonios. Ortodoxias de un heterodoxo, ¿o será al contrario?

- Para que el amor dure hay que reinventarse.
- Si te limitas al placer sexual eso es narcisismo. No conectas con el otro, tomas el placer que quieres de él.
- La declaración de amor marca el paso de la casualidad al destino y por eso resulta tan peligroso y está tan cargado de miedo. El amor consiste en conquistar ese miedo.
- En el amor la fidelidad significa una victoria ampliada: la casualidad del encuentro derrotada día a día por la invención de lo que durará.
- No puedes comprar un amante. Sexo, sí, pero no un amante.
- La política real consiste en resolver problemas dentro de un colectivo con entusiasmo. No es solo delegar los problemas a los profesionales. El amor es como la política, porque no son asuntos profesionales. No hay profesionales del amor. Tampoco de la política real.
- No soy un romántico ni un clásico. Mi enfoque es que el amor es tanto un encuentro como una construcción. Tienes que resolver los problemas de amor: vivir juntos o no, tener hijos o no, qué hacer por la tarde.


Para conocer más al personaje, la entrevista entera y un breve pero soberbio repaso a su obra están aquí. (Vía, el gran Moriche)

0 comentarios:

Publicar un comentario